“Álvaro: ¿es posible ganar dinero en internet sin necesidad de tener un negocio propio?”. Esa es una pregunta que me formulan con frecuencia en mis consultorías, en los eventos a los que asisto o que me llega a través de los canales digitales en los que tengo presencia. Y la respuesta es clara y contundente: ¡SÍ, claro que sí se puede!

Tomar la decisión de dejar atrás un empleo convencional y convertirse en emprendedor es, sin duda, la decisión más difícil y trascendental que una persona puede adoptar en su vida. A veces, sin embargo, no basta con la intención: sencillamente, no se cuenta con las condiciones, los recursos o las herramientas para hacer realidad ese sueño.

Es, entonces, cuando la vida se complica: esa persona está harta de su realidad, pero no la puede cambiar. Se frustra, se llena de malas energías, se indispone con su presente y se obsesiona con ese futuro que no es capaz de construir. Un cuadro clínico preocupante, sin duda, una de esas incómodas situaciones en las que la vida se estanca.

A uno le gustaría que, cuando toma esa decisión, sea justamente el momento en el que cuenta con los recursos y puede acceder a las herramientas. Ese sería el escenario ideal, sin duda, pero ya sabemos que la vida no es así: las circunstancias son caprichosas y pocas veces, muy pocas, los planetas están alineados cuando lo necesitamos.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Si ya estás en internet, pero quieres generar recursos adicionales, esta es una buena opción.

Eso no significa, en todo caso, que tengas que renunciar a tus sueños, que debas someterse a sufrir estoicamente en ese trabajo que no te hace feliz, que estés obligado a desechar aquello que te conecta con tu pasión. Significa, nada más, que no es el momento de ejecutar el Plan A, quizás tampoco el B y debes recurrir, entonces, al C.

Lo que mucha gente desconoce es que hay varias alternativas distintas a tener un negocio propio para generar recursos en internet. Y ese abanico, amigo mío, puede ser el plan C adecuado para conocer cómo funciona la red, para conocer el mercado, para aprender el manejo de la tecnología y, por supuesto, para generar algunos ingresos adicionales.

Lo primero que debes entender (¿aprender?) es que no son fórmulas mágicas o perfectas que te van a hacer rico de la noche a la mañana. Son alternativas interesantes, reales, que te pueden acercar a eso que anhelas, pero que obviamente requieren trabajo, perseverancia, conocimiento, asesoría, entrenamiento y paciencia, mucha paciencia.


Las claves del éxito de un programa de afiliados son la seriedad, la honestidad
y el cumplimiento. Si promueves, haz tu mejor esfuerzo, di la verdad, brinda
una buena asesoría; si es tu producto, cumple las condiciones, paga las comisiones.


Una de las alternativas más comunes, al punto que yo mismo la utilizo con frecuencia, es la de formar parte de un programa de afiliados. ¿Sabes en qué consiste? Se trata de esa rama del marketing en línea a través de la cual puedes publicar productos de otras personas o inclusive de marcas, a cambio de una comisión por cada acción cumplida.

Lo primero que es pertinente aclarar es que no necesariamente se trata de conseguir una venta. Esa es la opción más común, sí, pero hay otro tipo de acciones que también se emplean: obtener un registro, descargar un programa o un documento, responder una encuesta. Es lo que conocemos como coste por acción (CPA).

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Pertenecer a un programa de afiliados puede ser un buen camino para crecer en internet.

Cuando formas parte de un programa de afiliados, tu tarea consiste en publicar en tu página web la publicidad de un producto o servicio que provee otra empresa o persona, pero que es de interés para tu nicho. Si no tienes uno cautivo, puedes promocionar entre tus amigos o relacionados, pero proceso es más lento y menos efectivo.

El marketing de afiliados, que se popularizó desde que Amazon lo puso al alcance de cualquiera, es una interesante opción para las empresas. Es realmente económico y les evita lanzar campañas de alto costo, a la vez que los resultados suelen ser satisfactorios. Además, lo que pagan por comisión es claramente menos que el valor de una campaña.

La clave del éxito en la promoción de productos/servicios de terceros es que el mensaje que transmites le llegue al mercado adecuado. Esa es una premisa básica del mercado que, por supuesto, no cambia: necesitas conocer el mercado, sus necesidades y sus gustos, sus aspiraciones y sus problemas, para ofrecerles la solución adecuada.

El éxito se mide en resultados

¿Qué puede ocurrir si no cumples con esta condición? Pues, sencillamente, que difícilmente obtendrás una respuesta positiva y, en consecuencia, tus resultados no serán los esperados. Y, no lo olvides, el marketing de afiliados es el marketing de resultados: te pagan por logro efectivo. NO es como la lotería: ¡aquí no valen las aproximaciones!

Si ya tienes un negocio y lo que deseas es obtener ganancias adicionales a través de un programa de afiliados (de la manera que lo hago yo), debes tener en cuenta algo básico: aquello que promociones DEBE estar relacionado con tu mercado, con tu nicho específico, o de lo contrario perderás el tiempo y el esfuerzo, y no generarás los recursos que deseas.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Seriedad, honstida y cumplimiento, claves del éxito de un programa de afiliados.

Por ejemplo, si el mercado te conoce como un especialista en cursos de cocina, promocionar máquinas para hacer ejercicio quizás no sea muy atractivo para tus clientes. Es imprescindible que haya afinidad entre tu mercado y aquello que ofreces. De hecho, equivocarte en este aspecto puede volverse en tu contra, como un temible búmeran.

Otro factor que debes considerar con seriedad es la calidad del producto/servicio que vas a promocionar. Recuerda que es TU mercado, TU nicho y, por supuesto, TU credibilidad. No vayas a perder la confianza de tus clientes simplemente porque hiciste una jugada equivocada, porque no te aseguraste de que lo que ofrecías era realmente bueno.

Así mismo, necesitas conocer muy bien aquello que vas a promocionar. Tanto o más como si fuera un producto propio. No vaya a ser que porque se trata del producto de un amigo te pases de la raya y hagas una promesa que después no estás en condiciones de cumplir. Como en cualquier negocio, la transparencia y la honestidad aquí son vitales.

Antes de involucrarte en un programa de afiliados, en todo caso, es pertinente que seas consciente de dos temas: uno, que para aspirar a cosechar buenos resultados es preferible que estés en el mercado, que ya te conozcan, que ya tengas clientes cautivos a los que les puedas ofrecer estos productos de un tercero.

Dos, que si eres un novato y el mercado no te conoce es muy probable que los líderes del mercado o las grandes empresas no te acepten en sus programas de afiliación, porque no saben si eres confiable, porque no les inspiras credibilidad. Quizás sea algo incómodo, pero así es como funcionan los negocios y son reglas que todos debemos acatar.

Volvamos al principio: SÍ es posible generar recursos en internet sin necesidad de tener un negocio propio. Sin embargo, no es magia, no es programar un robot y listo. Requiere trabajo, conocimiento, credibilidad y confianza. El marketing de afiliados es una buena opción para comenzar, o una ayuda si ya estás en el mercado. ¿Cuál es tu caso?


 

Pin It on Pinterest

Share This