Nada, ni nadie, es perfecto en este mundo. Todas las monedas, absolutamente todas, tienen dos caras. Ese es un aprendizaje que los emprendedores o quienes hacemos negocios, dentro o fuera de internet, debemos incorporar para evitar problemas. Dicho de otra manera, no muevas un dedo antes de considerar los pro y los contra del asunto.

Soy un convencido de los beneficios que los programas de afiliados les brindan a quienes están involucrados (afiliado, productor y cliente), pero eso no quiere decir que sean el negocio perfecto o ideal. De hecho, estoy seguro de que no son para todo el mundo y de que hay varios aspectos que vale la pena analizar, más allá de las tentadoras comisiones.

Si te interesa pertenecer a un programa de afiliados, la primera tarea, la indispensable, es que conozcas cómo funciona el esquema. Sí, cuáles son los beneficios, las características, los compromisos que adquieres, en fin. No cometas el error de dejarte llevar por la posibilidad de ganar comisiones y después te arrepientes por el tiempo que perdiste.

He preparado este listado de diez ventajas y cinco desventajas que, a mi juicio, ofrecen los programas de afiliados. Te aclaro: no son virtudes y defectos de este esquema, sino características que debes conocer para no meterte en algo que no es para ti. Léelas una y dos veces, analízalas, sopésalas y luego consulta con la almohada antes de decidir.

Estas son las diez ventajas más destacadas:

1) Total autonomía: rompes con lo que más molesta del esquema convencional. No tienes jefe, ni horario, ni tienes que ir a la oficina. Tú eres el dueño de tu tiempo, tú decides qué haces y cómo lo haces. Eso, por supuesto, implica una gran responsabilidad también: los resultados dependen exclusivamente de ti, de tus acciones y decisiones.

Mercadeo Global -Álvaro Mendoza

Piénsalo bien antes de ingresar a un programa de afiliados: es una gran opción, pero no para todos.

2) Inversión cero, cero riesgo: como no necesitas un producto y tampoco requieres un negocio propio, la inversión inicial de un programa de afiliados es cero. Eventualmente, si tu estrategia lo impone, debes contar con una página web para promocionar los productos, pero ese es un costo que, hoy en día, es muy accesible para cualquiera.

3) No necesitas producto propio: este, uno de los mayores obstáculos para quien desea empezar un negocio en internet (o fuera de la red), ya no es problema. Quizás más adelante, cuando conozcas las bondades del esquema, te animes a ser infoproductor, pero en el arranque solo tienes que escoger los que creas que estás en capacidad de vender.

4) No tratas con el consumidor: una de las tareas de las que muchos huyen, si pueden. Y en los programas de afiliados, sí pueden. Tu trabajo consiste en promocionar productos de tu elección y generar el tráfico necesario. El resto de la tarea, es decir, el cierre de la venta lo hace el equipo de la plataforma que está tras bambalinas.


Los programas de afiliados son una excelente oportunidad para quien desea
obtener ingresos en internet. Pero, está claro, no son la panacea, no son para
todo el mundo. Debes conocerlos bien antes de exponerte a pasar un mal rato.


5) Eliges el margen de beneficio: el productor es quien decide qué comisión otorgará por la venta de su producto. Eventualmente, la plataforma cobra una comisión adicional. Tú puedes escoger qué productos te interesan, según la comisión que otorguen. Si quieres, por ejemplo, te especializas en el segmento de productos de alta comisión.

6) Tu pago está garantizado: esa es una de las mayores inquietudes de las personas cuando se vinculan a un programa de afiliados. El éxito de una plataforma como estas es, precisamente, procesar y realizar los pagos de sus afiliados de manera oportuna. Es la mejor estrategia para garantizar que los buenos afiliados no se vayan a otro programa.

Mercadeo Global- Álvaro Mendoza

Toda situación tiene algo bueno y algo malo, y los programas de afiliados no son la excepción.

7) Estableces relaciones: es una de las mayores ganancias, pero muchos no la perciben así. A medida que las personas que reciben tus mensajes gozan los beneficios de los productos que promueves, se crea una relación de confianza y credibilidad que no solo te sirve para después, sino también a la hora de establecer tu negocio propio.

8) Divulgas, vendes, cobras: esa es la ecuación, así de sencilla. Por supuesto, hay que trabajar, hay que investigar el mercado antes de lanzar una oferta, pero tan pronto te enfoques en el nicho adecuado tu trabajo se limita a ese 1-2-3. Ganas tanto como vendas y vendes tanto como trabajes efectivamente. Esa es la otra ecuación que debes conocer.

9) Construyes una lista: por este beneficio, solo por este, vale la pena apuntarse a un programa de afiliados. La lista, siempre lo digo, es el activo más importante y valioso de tu negocio. Sin ella, difícilmente harás algo; con ella, si sabes de marketing y trabajas bien, te esperan muchas satisfacciones, muchas ventas y experiencias increíbles.


Una de las características más interesantes de los programas de afiliados es
que cada uno establece su método, su sistema, su estrategia: todas son válidas
si ofrecen los resultados esperados. El éxito depende exclusivamente de ti.


10) Aprenderás mucho: lo dejé de último porque es, para mí, el más importante. En especial, si eres de aquellas personas que no tiene un negocio, que no conoce de marketing y que no tiene experiencia en ventas. Un programa de afiliados es como la escuela primaria y, si la sabes aprovechar, puede llevarte a la estratosfera.

Estas son las cinco desventajas más importantes:

1) No son para todo el mundo: ser afiliado significa asumir una responsabilidad similar a la de un trabajo formal, aunque sin las ataduras de aquel. Si deseas ganar dinero con rapidez y en grandes cantidades, quizás esta no sea la mejor opción. No se trata de hacer clic y ¡eureka!, comienzan a brotar los millones. Es un trabajo como cualquier otro.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Total autonomía y riesgo cero, dos de los beneficios de un programa de afiliados.

2) Tienen su justa medida: el número de promociones que puede hacer un afiliado está limitado en un año. ¿Por qué? Porque a nadie le interesa, ni le sirve, que algún intenso provoque la saturación de la audiencia y, en vez de abrir puertas, las cierre. Por eso, la recomendación es trabajar en más de un nicho, para evitar volverse insoportable.

3) Hay buena competencia: aunque para mí la competencia es una ventaja, para el común de los emprendedores y afiliados es una limitante. Y en este mercado la buena competencia abunda, así que si quieres obtener buenos resultados tienes que asumir la tarea en serio, con responsabilidad. De lo contrario, corres el riesgo de perder el tiempo.

4) Exige especialización: los toderos, personajes multifacéticos que se le miden a todo, difícilmente triunfan en los negocios digitales. ¿Por qué? El mercado está diseñado para favorecer a los especialistas, a los que se enfocan en nichos específicos. Los programas de afiliados no son una miscelánea, así que enfócate en un producto y aprovéchalo.

5) Necesitas conocimiento: a veces, la gente cree que vender es el oficio más fácil del mundo, y se equivoca. Requiere conocimiento, como cualquier otra área profesional. En el caso de los programas de afiliados, debes convertirte en un experto en generar tráfico. Ahí está la clave del éxito. Si no apruebas esta asignatura, mejor dedícate a otro asunto.


 

Pin It on Pinterest

Share This