La del Halloween es una fiesta universal. Se vive en casi todos los rincones del planeta, pero de una manera diferente. Es una de esas celebraciones a la que cada uno quiere darle su toque personal. Sin embargo, pocos, muy pocos, consiguen trascender de la manera que, desde 2000, lo hace la modelo y presentadora alemana Heidi Klum.

Halloween es una fecha que nos permite cumplir, así sea solo por un rato, ese sueño de ser alguien más: un superhéroe, una vampiresa, un personaje famoso, un ícono del cine, en fin. Es una oportunidad para darles rienda suelta a la creatividad, a la espontaneidad, a ese otro yo que mantenemos ocultos, a la alegría que contagia al compartir con amigos.

Lo que hoy conocemos como la Noche de las Brujas se comenzó a celebrar hace más de 3.000 años, por los celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia. En esta fecha, el 31 de octubre, los celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana. Luego, la tradición se extendió hasta Estados Unidos.

Con la migración de europeos a Norteamérica, a mediados del siglo pasado, los ritos se instalaronn en nuestro continente. En esa época, más que una fiesta, era una práctica purificadora de carácter religioso, asociada con los muertos, las almas en pena, las brujas y los hechizos, porque antecede las celebraciones de Todos los Santos y la de los Santos Difuntos.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Versión 2015: Jessica Rabbit, un disfraz que le demandó muchos sacrificios.

Los celtas estaban convencidos de que la frontera entre el mundo de los vivos y el de los muertos se volvía incierta en la noche antes del Año Nuevo. La del 31 de octubre, entonces, celebraban Samhain, en la cual se creía que los espíritus de los muertos regresaban a la tierra. Para ahuyentarlos, se vestían con cabezas y pieles de animales.

Ese, claro, es el origen de los disfraces que usamos hoy en día. De ahí, también, que en algunos países sea prácticamente una obligación disfrazarse de malo, de zombi, y que los disfraces de carácter alegre no sean admitidos. Sin embargo, como todo en la vida, la costumbre cambió, se transformó en una fiesta y surgió la tradición de compartir dulces.

A finales del siglo XX, la del 31 de octubre era una noche traviesa, seguramente inspirada en la Mischief Night de la cultura escocesa e irlandesa. Se comenzó derribando cercas, tapando chimeneas y enjabonando ventanas, pero se degeneró hasta llegar a realizar actos de crueldad contra otras personas y animales, y a matanzas por parte del Ku Klux Klan.


Otras figuras reconocidas como Paris Hilton, Joe Jonas, Gigi Hadid, Colton Haynes,
Katy Perry, Rihanna, Beyoncé o Kim Kardashian aprovechan el Halloween
para mostrar su lado más creativo y compartir con sus fans.


Por eso, en la década de los años 30, las autoridades promovieron la transformación de la celebración en una fiesta, para contrarrestar el vandalismo. Se inventaron, entonces, los concursos de calabazas talladas, las fiestas de disfraces y las de niños y adultos. Se incentivó también el Trick or Treat (truco o trato): me das un dulce o te hago un truco.

Hoy, como tantas otras celebraciones, el Halloween encierra un carácter estrictamente comercial. Ya no es la antigua fiesta de los niños, sino que se transformó en una velada que los adultos aprovechan para darle rienda a ese infante que vive en su corazón y, claro, para ser protagonistas de lo que podríamos llamar una noche en cuerpo ajeno.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Versión 2011: el planeta de Heidi y Seal, con su esposo el cantante Seal.

Para casi todos, sin embargo, es una grata experiencia que termina cuando las luces del alba del primero de noviembre comienzan a aparecer. Klum, sin embargo, ha hecho de esta fecha un símbolo, una forma de aprovechar el poder de su marca personal, una oportunidad para comunicarse y mantenerse conectada con sus miles de fans.

Nacida el primero de junio de 1973 en Bergisch Gladbach, saltó a la fama como uno de los primeros ángeles de Victoria’s Secret, en 1997. Su rostro angelical, su espectacular cuerpo y su carisma arrollador la convirtieron en el foco de todas las miradas. Desde entonces, es parte de la vida de millones de seguidores a lo largo y ancho del planeta glamur.

Convertida en una de las reinas de las pasarelas y los desfiles, Klum pasó pronto a las sesiones de fotografía y a los sets de grabación de la televisión. Las revistas Elle, Sports Illustrated, Swimsuit Issue y Vogue (en sus versiones alemana y francesa) le dedicaron la portada y sendos artículos. Su rostro, entonces, se hizo famoso por doquier.

En la pantalla chica participó en las series CSI Miami, Spin City y Sex and the City, en las que interpretó a una modelo. Luego pasó al cine, integrando el reparto de las películas Ella Enchanted y The Life and Dead of Peter Sellers. Desde 2004, así mismo, es la conductora del reality Project Runaway en un canal estadounidense-canadiense.

¿No te gusta? ¡Créalo!

La idea de celebrar el Halloween de una manera diferente surgió porque Klum no encontraba en Nueva York una fiesta a la altura de sus expectativas. Entonces, creó su propia fiesta, con el aval de patrocinadores con el Hotel The Venetian (Las Vegas), Sky Vodka, el portal MSN, la cadena de clubes nocturnos Voyeur y la compañía de videojuegos Vandal.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Versión 2011 (2): sorprendió con un segundo disfraz, del cuerpo humano. Clase de anatomía…

No es una celebración cualquiera, valga decirlo. Klum dedica, literalmente, varios meses en la preparación de su personaje y hasta contrató al reconocido estilista y maquillador Mike Fontaine y al productor de Hollywood Mike Marino. Su idea es que la puesta en escena sea perfecta e inolvidable, dos de los valores asociados con su imagen y belleza.

Así, por ejemplo, en 2013 pasó diez horas sentada en una silla mientras la convertían en una versión de sí misma, pero con 95 años. En 2015 personificó a Jessica Rabbit, por lo que debió usar prótesis en diferentes partes del rostro (mandíbula, párpados, labios, orejas) y un cojín en el trasero. También fue Lady Godiva, Alien o la diosa Kali.

La de este 31 de octubre será la decimoctava ocasión en que Klum se transforma en alguien diferente. Será en el Magic Hour Rooftop Bar & Lounge de Times Square, esta vez con el patrocinio de Svedka y Party City. No dijo aún de qué se disfrazaría, pero adelantó que “Será complicado, porque voy a llevar algo que no es natural para mí”.

Desde comienzos del mes, en su cuenta de Instagram comparte mensajes relacionados con la celebración y, por supuesto, hay una gran expectativa por ver qué sorpresa les tiene preparada a sus fans. Lo cierto es que, desde ya, Klum se aseguró una vez más un sonoro éxito y la atención no solo de sus seguidores, sino de los medios de comunicación.

Posicionada como una de las figuras más reconocidas del modelaje, Heidi Klum nos demuestra cómo es posible sacar provecho de esa marca. En su estrategia de marketing hay una idea innovadora, una sorpresa, una promesa de diversión (que se cumple), una cuidadosa planificación y una ejecución profesional y exitosa. ¡Puro marketing!

A veces, los marketeros nos concentramos exclusivamente en vender y desaprovechamos ocasiones como Halloween para vivir una experiencia diferente con nuestros clientes. El ejemplo de la modelo alemana, sin embargo, nos enseña que cada día es un motivo para hacer algo por el mercado, por aportarle valor o, cuando menos, una razón para sonreír.


 

Pin It on Pinterest

Share This