Planeación estratégica

Le quiero recalcar que quizás esta es la etapa más importante y sin embargo es la que muchos editores le dedican menos tiempo. Esto es sin duda un gran error, pues lo que verdaderamente diferencia un buen boletín de uno mediocre es el seguimiento de un plan estratégico.  Esta es quizás una de las tareas a la cual tendrá que dedicar más tiempo, de lo contrario cometerá muchos errores que pudo haber evitado fácilmente desde un comienzo.

No se apresure, tome las cosas con calma y piense en cada una de las ediciones con profundidad para que así pueda formular un plan que le permita que su publicación sea todo un éxito.

Póngase en los zapatos de sus potenciales lectores y analice las necesidades de ellos.

Dedíquele tiempo a determinar metas y objetivos de tal manera que pueda tener un plan de juego que le permitirá ingresar al mundo de los grandes editores.

Hágase las siguientes preguntas:

¿Para qué es usted bueno?

¿A quién va dirigido su boletín?

¿Cuál es su público objetivo?

¿Por qué y para qué quiere comenzar un boletín electrónico?

¿Cuáles son las necesidades de sus potenciales lectores?

¿Por qué han de suscribirse a su boletín?

¿Que lo diferenciará de la competencia?

¿Con qué periodicidad lo va a enviar? ¿Diario? ¿Semanal? ¿Quincenal? ¿Mensual?

 Mi principal sugerencia en este punto es que inicie un boletín en un tema que verdaderamente lo apasione. Un tema que lo motive a estar actualizado, que le guste leer, hablar, escribir e investigar.  No necesariamente tiene que ser un experto en la materia, aun cuando ese sería un valor agregado.  Lo más importante es algo que lo entusiasme.

Si el tema no lo apasiona, jamás podrá transmitir el mensaje a sus lectores y no los podrá fidelizar jamás.

Otra recomendación: trate de seleccionar un nicho que no esté ya dominado por otras publicaciones. Sea único. Colóquele su propio toque personal y no se dedique a copiar lo que otros ya vienen haciendo.

Antes de decidir aspectos tales como formato, periodicidad, estructura le sugiero que analice con detenimiento los boletines de su eventual competencia. ¿Qué están haciendo? ¿Qué contenidos están difundiendo? ¿Con qué periodicidad hacen los envíos?

Suscríbase a sus publicaciones, analícelas, haga críticas constructivas, innove, dele su toque personal.  Llegue a una fórmula que le permita determinar la o las características que lo diferenciarán de los demás boletines del mercado.

Si su boletín electrónico es del área de negocios, le sugiero que se suscriba GRATUITAMENTE a los que encontrará aquí

Y, no deje de visitar NovedadesEnRed.com el sitio creado por y para los propietarios de los principales boletines electrónicos de la red en español. Suscríbase a aquellas publicaciones “compatibles” con la suya, analícelas, vea qué y cómo lo están haciendo.

Presentación

La calidad de la presentación de su publicación debe ser impecable en todo sentido, no importa qué tipo de formato escoja.

Si bien es cierto que hace unos años el formato preferido era el de texto plano (solo-texto), durante los últimos meses hemos visto una transición hacia HTML, que permite aprovechar las características propias de este formato para la inclusión de gráficos, fotos, uso de colores, fuentes diferentes, tablas, etc.

Así mismo, empezamos a ver el formato PDF como una alternativa viable y que está lentamente ganando adeptos.

¿En formato debo publicar?

Todo depende de su público objetivo, del tema a tratar y de las habilidades que usted tenga para desarrollar su boletín en un formato u otro.

No hay normas establecidas.  El formato solo-texto tiene la ventaja de la universalidad (todos pueden leer mensajes en este formato). El HTML se agrega la funcionalidad de una mejor diagramación, gráficas, colores, interactividad. El PDF es ideal si desea que sus suscriptores lo impriman y lo vean con la misma calidad y maquetación de como usted lo creó.

Este es sin duda un tema que inquieta a los editores, especialmente si apenas están iniciándose en este proceso.

Una última sugerencia: nunca envíe su boletín como archivo adjunto (attachment), un ALTO porcentaje de sus suscriptores no se tomarán el trabajo de abrirlos, bien por que no tienen la aplicación requerida para ello, o por temor a un virus. La única excepción a la regla que se me ocurre en este momento son los archivos PDF. Claro, si usted escoge este formato no solo es por que es su preferido sino por que el perfil de sus lectores así lo exige.

En este punto habrá visto que publicar un boletín electrónico tiene una gran cantidad de variables a considerar, se requiere de una planeación, se requiere que le dedique tiempo, dinero y esfuerzo.  Pero lo más importante… pasión.

Pin It on Pinterest