“Me considero una persona extremadamente feliz, pero estaré completo una vez que pueda transmitir todo mi conocimiento e inmortalizar mi legado al mundo entero a través de internet. El mundo está a un clic de distancia y ya sé cómo llevar mi mensaje. Mi próximo desafío es inundar la web con valor agregado”. ¡Wooowww, ambicioso!

Cuando uno lee este testimonio, puede cometer el error de pensar que se trata de alguna de esas personas que vino de abajo y tocó el cielo con las manos, que posee fortuna y riqueza, goza del reconocimiento mediático y tiene la vida resuelta. La verdad, sin embargo, es que esa no es la realidad del chileno Sergio Donoso.

“Cuando has vencido a la muerte cuatro veces y cuando has sufrido depresión por 10 años, pero ves dónde estás hoy, compruebas que este proceso valió la pena absolutamente”. Lo mejor es que aún hay mucho por hacer, muchos sueños por cumplir, muchas personas por ayudar, muchos proyectos por realizar. Esa es la realidad de Sergio.

Con 36 años, este licenciado en Antropología, escritor, coach, marketero y consultor tiene tantas historias para contar como si ya fuera octogenario. Ha vivido su vida de una manera intensa, honesta, y por eso mismo no ha sido un tránsito fácil. Tuvo que tocar el más profundo de los fondos y verle la cara a la muerte antes de conseguir reinventarse.

“Me destaqué siempre en los estudios de manera brillante, pero vivía en un mar de tristeza por causa del inconformismo con el modelo educativo y el modelo de vida que me imponía la sociedad. Entonces, decidí romper las cadenas de la esclavitud”, relata. Un espíritu rebelde por naturaleza, una rebeldía que le permitió construir su mejor versión.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Sergio Donoso superó las dificultades y sigue el plan estratégico que diseñó para ser feliz.

“No era para mí eso de trabajar 49 semanas al año, descansar solo 3, y todo eso por 40 años para pagar una casa, tener una familia y alcanzar algo que llaman felicidad”, asegura. Un dilema al que muchos se enfrentan, pero que muy pocos están dispuestos a vencer. Sergio lo hizo y, aunque pagó un alto precio, el resultado le dice que valió la pena.

“Mi vida estuvo marcada por el descontento por el sistema reinante. Nacer, crecer, desarrollarse, estudiar y trabajar para otra persona es algo que hasta hoy jamás me llamó la atención. Siempre tuve la certeza de que llevaría una vida alejada de los cánones, una distinta a la de los demás. Y, ciertamente, la suya no ha sido una vida convencional.

Galileo, Albert Einstein, Beethoven o Leonardo Da Vinci, que también llevaron la contraria a las normas establecidas en su época, fueron los modelos de Sergio. Siempre me llamaron la atención esos personajes que rompieron las reglas, los esquemas y los paradigmas, los que desafiaron los patrones establecidos y cambiaron la historia”.


Haber diseñado un plan estratégico y seguirlo fielmente, además de capacitarse
constantemente, son los pilares de la reinvención de Sergio Donoso. La más
reciente escala académica fue en Comando Secreto, en República Dominicana.


Y eso, precisamente, cambiar la historia, es lo que lo apasiona. “Hay una frase que dice que una persona cambia por dos razones: porque aprendió demasiado o porque sufrió suficiente. Yo sufrí suficiente y, una vez pude reprogramar mi mente, cambié mi vida”. Desde entonces, cada día lo dedica a transmitir su experiencia a quien le pueda servir.

Lo más difícil, al empezar, fue hilar las ideas. “Debes tener claro tu misión y tu visión y para ello debes crear un plan sistematizado de metas a corto, mediano y largo plazo”. Ese proceso, afirma Sergio, debe ir acompañado de capacitación constante. La más reciente escala de ese camino fue participar en Comando Secreto, en República Dominicana.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

En Comando Secreto, en República Dominicana, Sergio se distinguió por su capacidad para escuchar.

“Me considero un eterno aprendiz. No me puedo ir a la cama sin haber absorbido algún nuevo conocimiento”. Por eso, cuando habla de sus sueños, no se refiere a viajes, a lujos, a adquirir propiedades: “Lo que me interesa es capacitar cada día a más personas y ayudarles a conseguir sus sueños. Es retroalimentación pura”, asegura.

Hoy, la vida parece sonreírle, pero hubo un tiempo, un largo tiempo, en el que no fue así. De hecho, luchó contra la resistencia de los suyos, que le dieron la espalda, que le quitaron su apoyo y lo criticaron con dureza. “El apoyo que recibí fue escaso y hasta el día de hoy todavía me despedazan con las críticas”. Es un precio elevado que sigue pagando.

Atreverse a salirse de ese molde que otros llaman una persona normal y tener la adicción de perseguir sus sueños es algo que muchos no entienden. “Sin embargo, cuando abrazas las críticas y las transformas en motivación, inevitablemente tus resultados serán extraordinarios”. Los de Sergio, afortunadamente, lo son, y de muchas maneras.

Se hace camino al andar

“Aquí, el dinero pasa a un segundo plano. Cuando tienes la posibilidad de generar una transformación en la vida de alguien, de afectar de manera positiva sus pensamientos, su lenguaje, sus hábitos y sus acciones, no solo te das cuenta de que tomaste la decisión correcta, sino que alimentas tu propia felicidad alcanzando la plenitud”, afirma.

Lo más difícil, en ese camino, fue vencer el miedo. “Créeme que a las personas les molestará tu cambio, tu nueva forma de pensar y de actuar. Eso te genera miedo a invertir, a tomar una decisión, a equivocarte, a fracasar o, inclusive, al qué dirán”. Sergio venció esos temores con motivación, consciente de que podía ayudar a otros.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

En cuatro ocasiones le coqueteó a la muerte y la vida le dio una quinta oportunidad. Y ahí va…

“Cuando tienes una motivación Premium para empoderar y ayudar a millones de personas en el mundo a superar sus dificultades es, entonces, cuando tu dirección se mantiene firme y sin retorno. Todo depende del nivel de motivación que tengas”. La de Sergio estaba muy clara: “la consecución de mis propios desafíos, metas y objetivos”.

¿Cómo hacerlo? “Los tres componentes indispensables son, en primer término, la visión: debes tener claro el final de la película; segundo, debes disfrutar el proceso, es decir, si no gozas con lo que haces, nunca romperás tus propios límites y abandonarás tus sueños a mitad del camino; y, tercero, debes ser disciplinado”. Visión, diversión y disciplina.

Sin embargo, llevarlo a cabo no es tan fácil como parece. “Lo más complicado es mantener el enfoque. Un emprendedor se llena de ideas cada día y quiere implementarlas todas a la vez. Mi consejo es mantener el enfoque hasta que tu proyecto arroje los resultados esperados”. Su proyecto ya brindó algunos, pero faltan los mejores.

“Sí, me encuentro en la fase final de un estudio que he realizado durante dos años en un hospital. De allí saldrán tres libros que posteriormente se transformarán en seminarios y conferencias. Llegó la hora de posicionarme en el mundo entero y de empoderar a millones de personas. No me detendré hasta que lo consiga, asegura.

Por atreverse a nadar contra la corriente, Sergio Donoso conoció las más oscuras y temibles profundidades a las que puede enfrentarse el ser humano. En cuatro ocasiones le coqueteó a la muerte, pero la vida le dio una quinta oportunidad y él, a sabiendas de que no hay quinta mala, realizar su mejor esfuerzo para aprovecharla. ¡Y ahí va!…


¿Quieres saber más de Sergio Donoso?
Web:
http://sergiodonoso.net/
Facebook:
https://www.facebook.com/sergiodonoso350/
Twitter:
https://twitter.com/SergioD_Coach
Instagram:
https://www.instagram.com/sergio_coach/


 

Pin It on Pinterest

Share This