En este episodio Alvaro nos revela la tercera regla de 7 para la prosperidad empresarial: usar el o los medios correctos para hacer llegar tu mensaje en el “El Show Del Padrino“.

7 Reglas de la Prosperidad Empresarial

1. Definir Un Mensaje Claro
2. Elegir el Mercado (Público) Adecuado
3. Usar el Medio o Medios Adecuados de Respuesta Directa
4. Pensar como un Empresario
5. Crear Sistemas Efectivos
6. Obtener el Máximo Valor de Tu Día
7. Construir una Red de Soporte Poderosa

¡Bienvenido! Si estuviste pendiente de los dos primeros videos de la serie relacionada con mi libro 7 Reglas de la prosperidad empresarial en la nueva economía, qué bueno que continúes conectado. Si te los perdiste, ¡ánimo!: son fundamentales para que entiendas bien de qué vamos a hablar en este tercer capítulo: Elegir el medio adecuado.

Las tres primeras reglas son lo que llamo las 3M del mercadeo: mensaje, mercado y medio. Es vital que haya concordancia entre estos aspectos, porque si alguna falla tu estrategia de marketing se va a echar a perder. Y, por supuesto, también tu dinero.

Como lo vimos en los dos videos anteriores, tan importante es el mensaje correcto como que llegue al destino adecuado. Sin embargo, si esas variables son correctas, pero empleas el medio equivocado, igual se pierde la efectividad, el mensaje se diluye. Hay personas que creen que internet, específicamente Facebook, es la panacea, pero no están seguros de que sus clientes, a quienes intentan impactar con el mensaje, son usuarios de esa red social.

Peor aún: muchos pasan por alto que no siempre el medio adecuado es internet, sino que hay alternativas para hacer llegar el mensaje a tu público objetivo: prensa escrita, revistas, televisión, boca a boca o panfletos. Inclusive, en internet hay submedios como las transmisiones en vivo, teleseminarios, hangouts, email marketing, whatsapp marketing.

Antes de iniciar tu campaña, sin embargo, es bueno que conozcas la diferencia entre dos estilos de marketing que buscan objetivos diferentes: el institucional y el de respuesta directa. El marketing institucional es el que emplean grandes empresas como Coca Cola, FedEx o IBM, que cuentan con grandes presupuestos para publicidad. Su finalidad es crear marca o generar recordación.

Mientras, tú, como yo, sin esa poderosa chequera, recurrimos al marketing de respuesta directa, que tiene dos características especiales: no solo generas marca, sino que además ganas dinero. La diferencia fundamental con el otro es que puedes medir, con precisión láser, la efectividad de cada campaña, puedes saber cuánto se retorna en ventas por cada dólar, por cada centavo de dólar invertido.

¿Por qué eso es tan poderoso para ti como empresario? No solo porque cada paso es susceptible de ser medido, virtualmente en tiempo real, sino además porque con esta estrategia es posible provocar una acción específica por parte del prospecto. Y cuando digo provocar una respuesta no significa una compra, sino también llamar a concertar una cita, ir a visitar tu local, solicitar más información…

La respuesta final que buscamos es que ese prospecto se convierta en cliente y nos compre el producto o servicio que ofrecemos, y eso no necesariamente ocurre en la primera acción. Por eso, entonces, es necesario implementar otras que lo conduzcan a ese objetivo que perseguimos.

Te voy a formular cuatro preguntas que son importantes: 1. ¿Quieres más clientes potenciales? 2. ¿Deseas que te compren con mayor frecuencia? 3. ¿Quieres que en cada compra gasten más dinero que en la anterior? 4. ¿Quieres que tus clientes aumente la cantidad de referidos?

Si contestaste sí a cualquiera de esos interrogantes, significa que estamos en el mismo negocio: tú negocio es igual al mío, al del dueño de un restaurante, al de aquel que vende servicios de limpieza, al que está en un multinivel. Necesitas deshacerte de la mentalidad que te lleva por el camino errado: todos estamos en el mismo negocio (que es vender), aunque las características del tuyo y del mío sean distintas.

Déjame decirte algo antes de finalizar e invitarte a ver el video completo, en el que encontrarás más ejemplos y más consejos: nunca antes había sido tan fácil y tan barato atraer a tus clientes y convertirlos en clientes. Con una campaña de Facebook, por ejemplo, en solo 15 minutos puedes generar tráfico directamente al mercado al que quieres llegar, segmentado por sexo, por edad, por intereses, por región geográfica.

Hay gente que utiliza internet para transmitir su mensaje, pero no todos lo hacen bien, Inclusive, puedes usar el mismo medio, con la condición de que lo hagas de una manera diferente. Por último, si haces una campaña de marketing de respuesta directa, no te limites a internet: busca otros medios que te puedan ofrecer buenos resultados. Hasta pronto.

[snippets:tv]

Pin It on Pinterest