Recurso Recomendado: Código Confidencial

¡Durante un largo tiempo, la gente creyó que la tierra era plana y que si viajaba todo el camino, hasta llegar al final, te caerías! La gente quedó atrapada y pegada a un mundo que se extendía sólo hasta lo que ellos podían ver – un mundo mucho, mucho más pequeño que el tamaño real de tierra. Quedaron pegados no porque eso era todo lo que tenían disponible para ellos, sino porque eso es todo que ellos creyeron que tenían.

Ellos conservaron firmemente esa creencia, hasta que un día alguien les demostró que estaban equivocados, yendo en barco por el mundo entero.

Y, al hacerlo, se abrió un nuevo mundo repleto de posibilidades y oportunidades para cada uno. El resto de la tierra se hizo disponible para ellos.

Las creencias son unas graciosas criaturas. Mira, las creencias no están necesariamente basadas en lo que es verdadero o factible en el mundo. El poder de cada creencia proviene sólo del creyente de aquella creencia; por lo tanto, la fuerza de tus creencias depende de lo poderosamente que TÚ creas que son verdaderas.

Esto significa que tu puedes creer lo que desees creer. Porque mientras creas que eso es verdadero, será verdadero en tu vida.

Por consiguiente, atraerás acontecimientos, experiencias y gente en tu vida que esté de acuerdo con tus creencias y que, a su turno, reforzarán aún más aquellas creencias.

El nivel de éxito de una persona depende enormemente de sus creencias; depende enormemente de cómo ella o él ven el mundo, a través de esa creencia. Por esta razón, es absolutamente crucial que adoptes sólo las creencias que te sirvan y dejes ir aquellas otras creencias que te limitan.

Por ejemplo, en la India, una cría de elefante es atada con una débil cuerda a una rama verde durante unas semanas después de su nacimiento, y cuando el animal alcanza todo su crecimiento, aunque podría romper la endeble cadena de hierro asegurada a un árbol o hasta arrancar el árbol de raíz, el elefante no escapará. Aunque solamente esté atado con una cuerda débil a una rama, su cuerpo-mente ha hecho un compromiso con esa prisión y no escapará mientras esa débil cuerda esté atada a su pata. Como él nunca lo intentó, NO SABE que podría salir de allí.

Nosotros no siempre vemos qué es lo verdadero. Percibimos al mundo basado en nuestras creencias. Así como vamos andando a través de la vida, comenzamos a comprender que mucho de lo que aprendimos no es muy útil. ¡A veces, ni siquiera es verdadero! Comenzamos a comprender que toda la vida trata de “opciones” y “elecciones”. Entendemos que nosotros podemos decidir creer lo que queremos creer. Y que si una cierta creencia no es muy útil, podemos cambiarla.

Tú lo has hecho antes. Se necesita coraje para estar dispuesto a mirar tus creencias actuales y luego decidir si ellas te sirven o te sabotean; si hay que mantenerlas o deshacerse de ellas. Pero tú tiene esa opción. Tú tiene el poder de cambiar sus creencias, y cambiar lo que es “verdadero” para tí.

Aquí tienes unas cuantas creencias comunes, o “mitos”, que esgrimimos muchos de nosotros al pretender alcanzar el éxito…

Mito # 1: Yo no tengo lo que es necesario para ser exitoso y rico.

La Verdad: La gente exitosa no nació así. De hecho, muchas de las personas más famosas hoy, tuvieron vidas muy difíciles. Ellas eran personas normales, que deseaban más. Y decidieron hacer algo al respecto, para cambiar sus circunstancias. Cualquiera puede hacer lo mismo, incluidos tú y yo.

Mito # 2: Yo no tengo ninguna experiencia ni educación en nada.

La Verdad: Muchas personas exitosas comenzaron sin nada de experiencia. Muchos de ellos también esquivaron los estudios y nunca tuvieron una buena educación en el colegio.
El único modo de conseguir la verdadera educación y la experiencia en algo, es hacerlo: ¡es comenzando! Una vez que comienzas a hacerlo, aprendes muy rápidamente.
Piensa en todas las cosas que sabes hacer. Conducir un coche, montar una bicicleta, jugar deportes, leer, escribir, hablar… ¡hasta caminar! Todas estas cosas tienen algo en común: en cierta época de tu vida, no sabías hacer ninguna de ellas.

Y a pesar de lo imposible que parecía entonces, decidiste hacerlo de todos modos. Es lo mismo con todas las cosas de la vida. Aprendes, haciendo. Adquieres experiencia, al hacer algo unas cuantas veces. ¡Comienza! ¡Házlo una vez, dos veces, tres veces y ya estarás en camino a convertirte en un experto en poco tiempo!

Mito # 3: Para ser exitoso tengo que comenzar un negocio, y yo no nací para ser una persona de negocios. No tengo lo que hace falta.

La Verdad: Escucha… yo conozco a algunas personas que apenas pueden leer o escribir. Y, así y todo, ellos controlan sus propios negocios. Da un poco de miedo, lo reconozco. Pero piensa en ello… ahora mismo, en este momento, tú ya estás a varios gigantescos pasos delante de ellos.

La única diferencia entre una persona que piensa comenzar un negocio y la otra que ya controla un negocio es solamente esa. Uno de ellos está haciendo lo que el otro sólo piensa que va a hacer. Ambos tenían las mismas ideas y sueños. Es probable que ambos tuvieran también las mismas dudas y temores. Pero uno de ellos decidió comenzar de todos modos, tomar medidas a pesar de las dudas y los miedos. Uno de ellos resolvió que si otra gente podía hacerlo, entonces él también podría.

Mito # 4: El dinero no es tan importante.

La Verdad: Dile eso a una familia que pasa hambre ahora mismo, o a la familia que necesita el dinero para conseguir ayuda médica para algún serio problema de salud que padece un miembro de su familia. ¡Ellos le podrán decir la importancia que tiene el dinero!

Hemos sido condicionados a partir del Día 1 para creer que el dinero no es importante. Hemos sido condicionados para creer que el deseo de tener dinero es malo y poco ético. Y, sin embargo, el mundo entero parece correr detrás del dinero.

Ese es uno de los mitos más grandes conocidos por el hombre. Y es uno de los motivos principales por los que la mayoría de la gente no es rica.

El dinero es, simplemente, un modo de medir la cantidad de valores que tú creas para los demás. Si tienes mucho dinero, esto quiere decir que has creado muchas cosas de valor para otra gente. Si no tienes el dinero que te gustaría tener, esto, simplemente, quiere decir que aún no has encontrado un modo de producir la clase de valor para otros que eres capaz de generar, o el valor que te gustaría proveer.

Mira a tu alrededor a los países y aún las ciudades que tienen carencia de dinero. Encontrarás que en esos mismos sitios hay, por lo general, más crímenes, más explotación de la gente por otros, más enfermedades, más sufrimiento, más muertes, y muy poca o ninguna educación.

Puede que el dinero no sea la cosa más importante en la vida, pero… afrontemos los hechos ahora… El dinero es endemoniadamente importante hoy en día, en estos tiempos. ¡Es con lo que te sustentas! Es lo que te permite comprar el alimento, el agua, el refugio, la ropa. Es lo que te permite pagar las cuentas médicas. Es lo que le permite ayudar y apoyar a los otros que están alrededor tuyo, incluyendo a tus seres queridos. ¡Y sabemos que todas esas son cosas muy importantes!

Y a propósito, si sientes que es más importante prestarle ayuda a los otros que ser rico… ¡Adivina qué! Cuanto más dinero tienes, ¡más puedes ayudarlos! Puedes hacer mucho más por los otros y puedes ayudar a mucha más gente si tienes más dinero.

Sólo cosas buenas pueden venir de tener más dinero.

Mito # 5: El dinero debe ser hecho despacio.

La Verdad: Nada puede estar más lejos de la verdad. ¡El único modo de ganar dinero es hacerlo rápidamente! ¿Qué tiene de bueno el dinero si no puedes disfrutarlo ahora mismo, en vez de tener que esperar veinte años? ¿Qué tiene de bueno el dinero si no puedes ayudar a los demás ahora mismo, en vez de tener que esperar veinte años?
Cuanto más rápido ganes dinero, más rápido podrás cambiar para mejor tu vida y las vidas de aquellos que están a tu alrededor. ¡No hay ninguna regla que diga que el dinero debería hacerse despacio!

¡El único modo de ganar dinero es haciéndolo rápidamente!

También encontrarás que, cuanto más dinero haces, más fácil te resultará hacer más, porque comienzas a cambiar tu enfoque durante el proceso: de la supervivencia, llegas a la abundancia y la ayuda a los demás. Y ese cambio de enfoque, sencillamente, atrae sobre tí más riqueza.

Mito # 6: Si uno no nace en un ambiente donde ya haya dinero, nunca podrá llegar a ser rico.

La Verdad: Cada día se hacen nuevos millonarios. Muchos de ellos son millonarios autodidactas; personas que comenzaron con nada –o casi nada– y han amasado grandes fortunas. Simplemente porque ellos lo decidieron y no dejaron que nadie los disuadiera de alcanzar sus metas.

Si crees que tienes que nacer en medio del dinero para ser rico, te estás perdiendo todas las riquezas que hay por allí, esperando que las reclames.

Mito # 7: Si yo gano, algún otro saldrá perdiendo.

La Verdad: Esto es un absoluto absurdo de alto grado, ¡el premio al mayor de los disparates! Hay bastantes oportunidades y suficiente dinero dando vueltas en este mundo, de modo que cada uno puede ser un ganador. De hecho, ¡hay más que bastante en circulación!

La única razón por la que no hay más ganadores es porque no creen que puedan hacerlo de forma ética y moral. ¿Recuerdas la historia que dice que “la tierra es plana”? Tan pronto como uno consigas librarte de esa creencia, empezarás a tener conciencia de cuánto más rico se puede ser. ¡También te darás cuenta cómo, al ser un ganador, puedes ayudar a otros a ganar también!

Puedes hacerte rico usando medios éticos y legales – sin tener que engañar o lastimar a los demás. De hecho, ésa es la única manera que recomiendo que la gente lo haga.

La manera más fácil de llegar a ser rico es crear VALOR en las vidas de la gente. ¡De esa forma no hay perdedores!

Mito # 8: Hacer dinero es un pecado.

La Verdad: Si engañas o lastimas a otros para lograr tu propio beneficio, sí, en ese caso, obtener beneficios sería malo. Pero si creas un valor para otros, lograr un beneficio siempre es bueno.

Creando más valor para otros, estsá ayudando a vivir mejores vidas. No hay nada pecaminoso en ayudar a los demás, hacer un gran trabajo, y ser pagado por él.

El dinero no transforma a la buena gente en mala gente. El dinero, simplemente, magnifica las cualidades que ya son inherentes y permanecen dentro de cada persona. ¡Si eres una buena persona, tener más dinero permitirá que hagas un mayor bien! Si eres una mala persona, tener más dinero permitirá que hagas un mayor daño.

Y la mayoría de nosotros realmente somos buena gente. Tenemos mucho para ofrecer a los otros. Sólo puede hacer todo mejor si tiene más dinero.

Mito # 9: Tener más dinero significa que tendré que trabajar muy duro durante todo el día y no tendré tiempo para mi familia, amigos y ocio.

La Verdad: Hay una enorme diferencia entre el trabajo duro y el trabajo inteligente. ¡La gente exitosa ha aprendido a trabajar inteligentemente! Han aprendido a encontrar a otras personas exitosas a las que pueden modelar para que no incurran en las mismas equivocaciones que cometieron los demás. Y, de esa manera, se puede ahorrar mucho tiempo, dinero y esfuerzo, así como muchos importantes dolores de cabeza.

Conseguir que tu negocio comience a funcionar, requiere trabajo. No hay otra manera.

Pero, así y todo, puedes tomarte un tiempo fuera del negocio para tus seres queridos y para tu diversión.

De hecho, te recomiendo altamente que hagas eso.

Si pasas todo tu tiempo intentando mantener tu negocio a flote, es porque no encaras bien las cosas, o está en el negocio incorrecto.

Mito # 10: Si tengo mucho dinero, la gente me juzgará y no les gustaré mucho.

La Verdad: La gente te juzgarán de todos modos. ¡Te están juzgando ahora! Es lo que la gente hace, desafortunadamente. ¡La mayoría de la gente ni siquiera sabe quién eres! Ellos no conocen tu “verdadero yo”. Ellos sólo saben lo que “piensan que eres”, basados en la poca información que tienen sobre tí. Así pues, déjalos que piensen o sientan lo que quieran. No saben hacer nada mejor. Y realmente no debes preocuparse por esa gente.

Recuerda que el respeto y la amistad se ganan. Si no pueden apreciar quién eres, no merecen tu tiempo, ni tus pensamientos.

Muchos de esos mitos han estado flotando alrededor de nosotros por centenares de años y fueron típicamente invocados por gente que no conocía nada mejor. Muchos de esos mitos quedaron programados dentro de nosotros desde que éramos muy jóvenes.

Pero ahora somos adultos. Podemos pensar por nosotros mismos. Podemos elegir adoptar solamente las creencias que nos benefician y desechar las que dejaron de ser útiles y carecen de poder. ¡Todo está en nosotros!

Las creencias son muy poderosas, de hecho. Ellas son, para la mayor parte, las que dictan la calidad de vida.

Cambia tus creencias y te cambiará la vida. ¡Libera tu mente, y el éxito te seguirá!

[snippets:tv]

Pin It on Pinterest

Share This