Todos los días surgen cientos de negocios, millones de negocios, dentro y fuera de internet. Todos los días, sin embargo, desaparecen cientos de negocios, millones de negocios, dentro y fuera de internet. La dinámica de los negocios, dirán algunos; el obvio proceso de selección del mercado, apuntarán otros; o, quizás, el costo de los errores cometidos a nivel marketing, diría yo.

Tener un negocio propio no solo es el sueño de millones de personas en todo el mundo, sino también una válvula de escape a quienes por diferentes motivos quedaron al margen del mercado laboral convencional. Una tendencia creciente es la de probar suerte como en esa aventura de ser propietario de un negocio o como emprendedor después de haber quedado cesante.

Algunos cuentan con la fortuna de abrir su negocio y, lo mejor, hacerlo sostenible en el tiempo. Superar la barrera de los dos primeros años es algo similar a escalar el Everest en medio de una tormenta, y no pocos sucumben en el intento. Para otros, para muchos, se trata simplemente de una experiencia fugaz para la cual no estaba preparados y terminan tirando la toalla con rapidez.

¿Por qué ocurre esto? Las razones son diversas, pero también hay algunas que se repiten, que marcan una tendencia. Una de las principales es que sus gestores creyeron que tenía el producto perfecto para el mercado y la respuesta que recibieron fue negativa. No me canso de repetirlo porque la gente no se cansa de cometer este error una y otra vez: ¡no existe el producto perfecto!

Esa es una concepción caduca, que fue válida en el pasado, pero que ya no lo es. ¿Por qué? Porque lo que hoy prima es la solución perfecta para el problema que aqueja al mercado, a un nicho del mercado. No es una cuestión de semántica, por cierto, sino una de las razones que explican por qué unos sí tienen éxito y otros, muchos otros, fracasan. Se trata, simplemente, del enfoque.

Por eso, me llamó tanto la atención el ejemplo de dos emprendimientos que conocí hace poco. La verdad, me parecieron casos espectaculares. Uno se llama MatchDog y el otro, GenFriends. El primero es una red social que surgió en México y que se especializa en conseguirles pareja a las mascotas. La otra, de origen inglés, busca compañía para los viajeros solitarios en Europa.

¡Woooowww! Tinder para mascotas y compañeros de aventuras para parejas. ¡Increíble! ¡Qué buenas ideas! ¿Sabes qué es lo que más me gusta de estas dos propuestas? Que están enfocadas en lo que hoy manda la parada en el marketing: las emociones del cliente. Si tienes una mascota, o la tuviste alguna vez, sabrás a qué me refiero. Y viajar, sin duda, es uno de los placeres de la vida.

En mi casa siempre hubo mascotas, perros. La señora Julita, mi mamá, siempre tenía un compañero canino, especialmente de raza French Poodle. Recuerdo especialmente a Goofy, el que más tiempo la acompañó, al que me encantaba sacarle el mal genio (que no era difícil, por cierto). Y en mi casa también ha habido mascotas: la más reciente, una perra de raza Siberian Hooskey.

Más que compañía, para muchas personas no solo se trata de un animal, sino que es parte de la familia, así, literalmente. Para ellos, lo más importante es el bienestar de su mascota, al punto que están dispuestos a sacrificar lo que sea con tal de brindarles felicidad. Y parte de esa felicidad es que puedan tener una pareja compatible, que como en el caso de los humanos no es algo sencillo.


Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

GenFriend cumple el sueño de hacer amigos allí donde vas, y pasarla bien.


MatchDog y GenFriends son dos aplicaciones que quizás no conozcas, pero que cada día ganan adeptos gracias a que cumplen con la premisa básica del éxito en los negocios: son la solución ideal al problema que aqueja al mercado. La primera es una red social para hallarle pareja a tu mascota y la segunda, una opción para que los viajeros solitarios encuentren buena compañía.


MatchDog es una aplicación gratuita, para iPhone y Android, en la que, en vez de seres humanos, los protagonistas son los canes. Es posible darle like al que te gusta y entrar en contacto con el dueño, siempre y cuando este le dé el match al tuyo. También puedes hacer uso de los filtros para encontrar eventuales parejas cerca del lugar donde resides, o de una raza en especial.

Ese es el servicio básico, pero no el único. A través de MatchDog también es posible adquirir accesorios y regalos para tu mascota, asistir a eventos caninos programados en tu ciudad o tener acceso a los mejores entrenadores o veterinarios. También te dicen cuál es el salón de belleza más cercano y puedes conseguir un paseador que saque a tu mascota si tú no estás disponible.

Si, por el contrario, buscas una mascota para incorporarla a tu vida, a través de esta aplicación puedes buscar opciones para adoptar una. Y hay dos opciones que me parecieron geniales: la primera es la posibilidad de comprar un seguro para proteger a tu perro en caso de accidente o enfermedad y la segunda es el hotel en el que puedes dejarlo cuando viajes y nadie pueda cuidar de él.

Otro beneficio destacable es la posibilidad de crear comunidad e interactuar con otros dueños de mascotas. Aunque este es el origen de redes sociales como Facebook o Twitter, por ejemplo, ya sabemos que no siempre es posible, dada la intolerancia de los protagonistas. En MatchDog, sin embargo, este anhelo se cumple cabalmente y hay un activo intercambio entre los usuarios.

Es tal el éxito de la aplicación, que se registran 3.500 descargas diarias, a pesar de que, por ahora, solo está presente en cuatro países: México, Argentina, Brasil y España. Lo cierto es que no tardará mucho tiempo en expandirse por doquier, pues allí donde haya un dueño de mascota siempre habrá un cliente potencial si lo que se ofrece es la solución ideal al problema de su mascota.

GenFriends, mientras, apunta a brindarle al viajero solitario la posibilidad de encontrar una compañía compatible que le permita disfrutar al máximo su aventura y, sobre todo, conocer más de cerca ese destino que eligió para su descanso. Viajar solo siempre es fascinante, porque te da la libertad de hacer lo que deseas, pero también llega un momento en que quieres o necesitas una compañía.

Ahí es cuando GenFriends, creada por la cadena británica de hospedaje Generator, hace su irrupción en la escena. La filosofía de la aplicación es que está diseñara para cubrir las necesidades de los viajeros, no de los turistas. ¿Entiendes la diferencia? El viajero va sin prisa, sin un plan establecido, sin fecha de regreso, dispuesto a dejar que la vida lo sorprenda en cualquier lugar.

Conocer personas de manera desprevenida es llamativo, pero también es riesgoso en el mundo actual. Para minimizar ese riesgo, GenFriends busca parejas con gustos e intereses afines con la idea de que el viajero pueda disfrutar de la vida social en ese lugar en el que está de paso. La aplicación es muy usada entre personas de 25 a 34 años y en el grupo de 35 a 44.

GenFriends te ayuda también a conseguir reservaciones en hoteles o restaurantes cuando viajas en grupos. Los hostales de Generator Hostels ofrecen habitaciones de lujo a un precio asequible con eventos sociales exclusivos para viajeros solitarios y a habitantes de ciudades como Berlín, Ámsterdam, Barcelona, Copenhague, Dublín, Hamburgo, Londres, Roma, Estocolmo, Venecia y París.

El éxito en los negocios, dentro o fuera de internet, no consiste en tener el producto perfecto, que como dije ¡no existe! La clave está en proveer la solución perfecta para el problema que aqueja al mercado, o a un nicho específico. Piénsalo bien: una idea solo se convierte en una buena idea cuando está en capacidad de transformar la vida de una persona. Y ese es un muy buen negocio…


 

Pin It on Pinterest

Share This