En este episodio de “El Show Del Padrino” Alvaro Mendoza nos habla de la primera de siete reglas del marketing para tener un negocio próspero.

1. Definir Un Mensaje Claro
2. Elegir el Mercado (Público) Adecuado
3. Usar el Medio o Medios Adecuados de Respuesta Directa
4. Pensar como un Empresario
5. Crear Sistemas Efectivos
6. Obtener el Máximo Valor de Tu Día
7. Construir una Red de Soporte Poderosa

Que son las 7 Reglas contenidas en su libro “7 Reglas Para La Prosperidad Empresarial En La Nueva Economía” PRONTO disponible en Español.

Presentado por: Alvaro Mendoza de www.MercadeoGlobal.com

¡Bienvenido! Qué bueno que estés ahí, porque va a comenzar un recorrido que es apasionante y que espero sea útil para que cumplas los sueños con tu negocio. Voy a hablar de mi libro 7 Reglas de la prosperidad empresarial en la nueva economía, que próximamente estará editado en español. Siete pasos que van a llevarte a entender cómo ser exitoso en los negocios, dentro y fuera de internet.

Este primer capítulo habla de un tema fundamental: Definir un mensaje claro. ¿Parece obvio, verdad? Quizás por eso mismo es que tantos emprendedores a veces, muchas veces, nos equivocamos en este aspecto que, por ser el primer paso, frustra nuestra estrategia de marketing.

Cuando tengo contacto con mis clientes, o en cualquiera de las conferencias que dicto, una de las preguntas que no puede faltar es ¿cuáles herramientas puedo usar para montar mi negocio? Eso indica que todavía no tienes claro que lo más importante es el mensaje. Veamos un ejemplo: alguien va a abrir un restaurante, una floristería o diseña un curso de coaching y le dedica tiempo, esfuerzo y recursos a montar el local físico.

Cuando llega el momento de abrir las puertas, sin embargo, se queda esperando a los clientes. ¿Por qué? Porque nunca les informó que estaba ahí, tampoco qué les ofrecía o qué tipo de servicios o productos le quería vender.

Lección: la primera prioridad como emprendedor es pensar qué quieres comunicarle al mercado sobre quién eres, tú, a qué te dedicas, cuáles son tus valores, en qué crees, por qué las personas deberían hacer negocios contigo, por qué deberían confiar en ti. La única manera de responder esos interrogantes es con un mensaje claro y conciso.

Recuerda que los seres humanos por naturaleza somos egoístas y vivimos sintonizados con una emisora llamada ‘Qué hay aquí para mí’. Cuando alguien llega a tu local o a tu página web es en eso, precisamente, en lo primero que piensa. Y, entonces, es en lo primero que tú, amigo emprendedor, debes pensar también, aunque ya he dicho que no es lo más usual.

¿Qué elementos contiene un mensaje claro? Primero, no es para todo el mundo, sino para un segmento específico. Segundo, no te vas por las ramas, sino que apuntas a lo específico, a lo que te hace único en el mercado. Tercero, constituye lo que llamo una PUV: Propuesta Única de Ventas, es decir, algo irresistible. Cuarto, expresa los elementos clave para ayudar a que el cliente tome la decisión de comprarte a ti, no a la competencia.

Veamos el ejemplo de dos hermanos que comenzaron un negocio con la idea de pagarse los estudios universitarios, en los años 60. Uno trabajaría de día y estudiaría de noche y el otro, a la inversa. Al poco tiempo, sin embargo, se dieron cuenta de que el negocio perdía dinero y, entonces, disolvieron la sociedad.

El segundo hermano utilizó su dinero para comprar un automóvil Volkswagen Escarabajo. El otro, mientras, decidió persistir y sacar adelante los estudios y el negocio. Pronto, desarrolló una empresa que casi todos conocemos: Domino’s Pizza, una de las cadenas de pizzería más grande del mundo. ¿Cómo lo logró? Con un mensaje claro. ¿Cuál fue ese mensaje? “Pizza fresca y caliente, entregada en un máximo de 30 minutos, garantizado”.

Fíjate que no habló de calidad, de ingredientes, de precios bajos, nada de eso. Sin embargo, cautivó con un mensaje que llegó claramente y eso le permitió a Tom Monaghan construir un imperio. Una propuesta de valor completamente diferente a las que ya existían en el mercado.

Las razones por las cuales es fundamental definir un mensaje claro son las siguientes:
1. Debes mantener los clientes antiguos y atraer nuevos
2. Necesitas vender con más frecuencia a los clientes antiguos y cautivar a los nuevos (recuerda que marketing no es hacer una venta, sino conseguir que tu cliente compre una y otra vez, y otra, y otra, y cada vez pagando un mayor valor)
3. Ese mensaje es el que sostiene tus operaciones comerciales: no puede ser vago, ni confuso, sino concreto y directo

Moraleja: cuando tienes un mensaje claro, el mercado va a responder de la manera adecuada, favorable para ti. Ahora, te invito a que veas el video, que tiene más ejemplos ilustrativos y más claves que ojalá te ayuden. Hasta pronto.

[snippets:tv]

Pin It on Pinterest