Tener un negocio en internet es el sueño de muchos. Sin embargo, tener un negocio en internet suele ser también la perdición de muchos. Y no es una contradicción. Se trata, más bien de una realidad que algunos solo ven cuando se estrellan con ella. Por eso, si tú eres una de esas personas que quiere hacer negocios en la red, te invito a reflexionar.

En tantos años de experiencia, he visto de todo. Gente que ni siquiera tiene una idea, pero que sí recursos para montar una página web y cree que con eso basta. Y, la verdad, no basta. También, gente que tiene una excelente idea, inclusive un excelente servicio o producto, pero no está en internet. Y eso tampoco es suficiente.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Antes de comenzar un negocio en internet, aprende de qué se trata.

A veces, hay gente que tiene experiencia en negocios, pero fuera de la red, y siente temor por el cambio de escenario. A veces, hay gente que tiene gran afinidad con la tecnología, que se mueve como pez en el agua en ese mar virtual, pero siente temor porque duda de las posibilidades de su idea. Para todos, sin embargo, hay buenas noticias.

¿Cómo así? Internet, en esencia, es una red. Y una red, en esencia, es la sumatoria de actores o, dicho de otra manera, sumatoria de esfuerzos y de características. Nadie, absolutamente nadie, puede (ni debe) ser experto en todos los temas. Para eso hay ingenieros de sistemas, diseñadores web, periodistas que escriben, en fin.

Nadie, absolutamente nadie, está en capacidad de cumplir todas las tareas que implica montar, poner en marcha y mantener un negocio en internet. Son muchas, son muy variadas, son especializadas. La magia del éxito en internet radica en conformar sólidos y competitivos equipos de trabajo capacitados para cumplir las tareas y alcanzar los objetivos.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Internet es un sistema, y hay que conocerlo bien antes de usarlo.

Un negocio, en internet o fuera de la red, no es más que un sistema. ¿Sabes que es un sistema? Entre sus varias acepciones, te destaco esta: “Es un conjunto estructurado de unidades relacionadas entre sí, ordenadas, que cumplen un objetivo común”. ¿Ves? Implica la interacción de más de una persona, también la ejecución de diversos procesos.

Como cabeza visible del proyecto, del negocio, tu prioridad es dirigir, como si fueras aquel maestro de las marionetas que mueve los hilos a la perfección y crea una obra atractiva. Si tu interés es montar un negocio en internet, entonces, primero debes capacitarte: qué es la red, cómo funciona, qué factores se contemplan, qué recursos exige, a qué público llega.

Un ambiente exigente

Antes de cualquier otra acción (por favor, léelo bien, ANTES), empápate de lo que es internet. Ese tiempo, lo comprenderás después, es muy valioso si lo utilizas bien y será una inversión que retornará multiplicado de variadas formas. ¿Cuánto tiempo? El que sea necesario para que conozcas ese ambiente, que también puede ser hostil y desalmado.

No cometas, por favor, el error que frustró a muchos: ese de creer que conocen internet y lanzarse al agua con cuanto negocio creen que será exitoso, individualmente o asociados. En la red ofrecen infinidad de lo que llaman ‘oportunidades de negocio’, pero la experiencia me ha enseñado que, más bien, resultan ‘oportunidades de quiebra’.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Prueba las diferentes opciones, busca asesoría, no te dejes devorar.

Estar en internet no es solo montar una página web, o una cuenta de correo electrónico, o presencia en las redes sociales, o un blog, o un canal en YouTube. Internet es eso, sí, pero también mucho más. Exige conocimiento de los lenguajes, de las herramientas y, sobre todo, de las estrategias de marketing y de los nichos de mercado.

Hay que entender perfectamente qué es cada una de esas opciones, para qué sirve, para qué no sirve, cuál es su potencia, cuáles son sus debilidades. Hay que entender por qué se requiere una estrategia de comunicación multicanal, hay que saber lo básico (y un poco más) de marketing de contenido y, por supuesto, hay que saber vender.

Mi recomendación es que si no conoces bien cómo es ese mundo virtual, primero te des la oportunidad de explorarlo, de probarlo, de conocerlo. Cuando ya hayas podido establecer una relación amistosa con él, ahí sí pueden sentarte a pensar en el resto, en tu negocio, en cómo implementarlo. Primero, sin embargo, ¡familiarízate con internet para que no te devore!


Pin It on Pinterest

Share This