Desde 1988 he estado difundiendo contenidos en Internet. Cuando empecé la mayoría de ellos eran solo texto, no solamente textos en el boletín electrónico, sino también en el sitio Web. Luego comencé a generar contenidos en audio, a generar podcasts, y posteriormente videos, video-podcasts, etc.

Pero al empezar a hacerlo, no existía tanta facilidad como existe hoy en día. Crear videos en esa época era mucho más complicado. Sin embargo, siempre consideré que era bastante efectivo para hacer llegar el mensaje de una forma más fácil, más interactiva, más moderna y con mayor impacto.

Básicamente empecé con una cámara digital Sony Cybershot, que era para tomar fotos, pero también tomaba videos en MPEG, que es el equivalente a un formato que no es tan comprimido y es el utilizado para grabar DVD. Luego pasé a una cámara más pequeña, que permitía grabar no solamente fotos, sino también videos cortos, con una calidad muy buena.

Hoy en día, grabo mis videos con una cámara profesional, que ni siquiera graba en cinta sino directamente a un disco duro. Utilizo además un micrófono inalámbrico, el cual cargo en mi cuello y da una mejor calidad de sonido. En ocasiones también utilizo un micrófono profesional. He convertido mi oficina en un mini estudio de televisión, con luces profesionales, pero usted no necesita todo eso. Usted perfectamente puede grabar videos desde una cámara web, con la misma que chatea,  o desde su cámara de fotos. Ahora, una de mis recientes adquisiciones es una mini cámara videocámara Sony (Net-Sharing Cam), me cabe en la palma de la mano, me cabe en el bolsillo y puedo tomar fotos, puedo grabar videos y viene en un formato de compresión mucho más apto para subir videos a Internet.

En la época en que no existían servicios como YouTube, Blip.tv, Revver o la zona de videos de Yahoo!, era mucho más complicado hospedar o videos desde un servidor propio. Incluso, me obligaba a comprar un software que me convirtiera ese archivo de video al estándar, que es el FLV, hacer un reproductor FLV, porque eso no era tan fácil en esa época, montar el archivo en el servidor, generar el código, etc. El problema con esto, era que el ancho de banda era, y sigue siendo, relativamente costoso. De manera que si yo tenía mil personas al mismo tiempo viendo el video, y ese video pesada 10 o 20 megas, básicamente estaba consumiendo bastante ancho de banda. Y si tenía muchas personas concurrentes al mismo tiempo tratando de acceder al video, básicamente se quemada –por decirlo de forma– el servidor, de manera que tenía que tener un servidor que fuera el servidor de contenidos, otro servidor de video, otro servidor para que le manejara a uno toda la gestión de los correos electrónicos. Era mucho más complicado.

Hoy en día, usted simplemente abre una cuenta gratuita en YouTube.com, o en Google o en Yahoo!, sube su video y en cuestión de cinco o diez minutos está al aire, no tiene que pagar usted ningún ancho de banda, puede colocar el código en su propio blog o en su propia página Web, entonces es bastante más económico.

La mayoría de mis videos están subidos a YouTube porque ésta es una de las redes más visitadas. Y lo que a mí me interesa es que gente que todavía no me conoce, que no es suscriptora mía, me conozca desde otras fuentes, de tal manera que yo no solamente subo los videos a YouTube -que considero que es el más importante-, sino también a Revver, a Telemundo Yahoo!, etc. Y esos videos en esos sitios Web, no los promociono dentro de mi círculo de influencia o dentro de mi círculo de suscriptores, porque a mí lo que me interesa es que me encuentren en esas plataformas para captar ese tráfico hacia mi sitio Web. Y esa es una de las cosas más importantes del video.

Ahora, ¿es una labor dispendiosa? Sí, por supuesto que sí. Cuando uno está escribiendo un artículo, simplemente escribe el artículo, lo sube a Internet y ya, para de contar. Hasta ahí llego la cosa. Cuando era audio, tocaba editar el audio, colocarle una introducción, si estaba muy bajo el volumen, subirlo, ecualizarlo; pero no es tan complicado como editar un video. Ahora, si usted quisiera simplemente subir el video tal cual fue grabado, simplemente lo sube y hasta ahí llegó.

Pero obviamente, si usted realmente lo que quiere es derivar el tráfico de esas otras redes hacia su propia red, usted tendrá que editarlo para que sea no solamente un poco más profesional, sino para que por ejemplo, en la parte de abajo aparezca el sitio Web suyo para que la gente lo vea. Entonces necesitará un software para insertar los subtítulos o gráficas, para hacer un video mucho más interactivo.

En mi caso particular, me han preguntado qué software utilizo y yo utilizo Sony Vegas Studio. Es un software muy poderoso de Sony que incluso se utiliza para cine o para producciones de alta calidad. Pero existe un paquete mucho más limitado y más para el uso que necesito, no es costoso y es bastante potente.

Ahora, si usted no quiere invertir en software, generalmente ya viene preinstalado un software para este fin en las diferentes plataformas que existen. Por ejemplo, si usted tiene un computador basado en Windows, tiene el Windows Movie Maker, desde editar su videos y colocarle subtítulos o efectos, etc. Si usted está con un Mac o con un sistema operativo de Apple, ya viene preinstalado un software iMovie, o una versión compacta de un software muy potente de ellos.

Lo importante, nuevamente lo digo, no es que usted se frene y diga: “No, yo no quiero montar video porque eso ha de ser muy complicado“. ¡Hágalo! Haga un video.

Espero haberlo motivado de alguna manera a que empiece a publicar videos.

Recurso recomendado: Marketing Con Videos y Redes Sociales

Pin It on Pinterest

Share This