Mercadeo Global - Álvaro MendozaConfieso que de algún modo me siento un bicho raro. Este fin de semana se juega en mi querida Madrid una edición más de El Clásico entre Real Madrid y Barcelona y yo, a diferencia del común de los seres terrenales, me deleito no por lo que pueda ocurrir en el campo de juego, sino por lo que ocurre antes, durante y después fuera de él.

Varias veces he dicho que no soy fanático del fútbol, y la verdad es que poco lo entiendo. Lo que sí puedo percibir, y disfrutar como marketero, es el fantástico negocio que mueve este partido. Los periodistas deportivos dicen que es un juego que paraliza al hincha, y la verdad es que hoy estoy paralizado con estas cifras.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

La rivalidad Ronaldo-Messi alimenta el negocio de El Clásico.

Recurrí a un amigo que es periodista deportivo para que me diera pistas sobre lo que significa un Real Madrid-Barcelona desde la óptica de los negocios, que es el estadio en el que juego de local, y puso a mi disposición una increíble variedad de cifras. “Antes, el fútbol era el mejor espectáculo del mundo; hoy es el negocio más grande del mundo”, me dijo.

Lo primero que me sorprendió fue constatar la cantidad de contenido editorial, en todos los formatos y de todas las calidades, que hay en internet alrededor de este partido. Y eso que solo me remití a las publicaciones en español, pero la verdad es que prácticamente no hay un lugar del planeta fútbol (ya estoy usando términos de experto) que sea ajeno a este fenómeno.

Porque, ciertamente, un Real Madrid-Barcelona es un fenómeno como espectáculo y, claro, como modelo de negocio. Un dato para ilustrarte: solo hay dos eventos deportivos que concitan más atención que este partido: la final de la Copa Mundo de fútbol y la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos. ¡Wooowww!

Para este partido se espera una audiencia de 650 millones de personas.

El Clásico genera más impacto que la final de la Champions League (el torneo de clubes más importante de Europa, ¿y del mundo?) y que la Super Bowl (¡Oh, sorpresa!). Se estima que este partido, que se juega dos veces al año (como mínimo), tiene una audiencia potencial de ¡650 millones de personas distribuidos en 200 países!

Algo que me llamó mucho la atención es que El Clásico, como lo llaman los especialistas, es una marca. De hecho, leí que la Liga de Fútbol Profesional (LaLiga) solicitó a la Oficina Española de Marcas y Patentes que le dé ese estatus, en ese país y Estados Unidos. ¿Para qué? Para adueñarse de los derechos y poder sacarle mayor partido al jugoso negocio.

Mucho más que un juego

Otras cifras escalofriantes: la transmisión por televisión, a cargo de Mediapro, se replicará gracias a más de 50 operadores internacionales que, por supuesto, pagaron por los derechos. Se usarán 8 unidades móviles, 12 cámaras de tecnología 4K y trabajarán más de 400 profesionales de distintas áreas. Se acreditaron más de 6000 periodistas de todo el mundo.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Sergio Ramos es capitán e ícono del Real Madrid.

En el estadio Santiago Bernabéu se instalarán 40 cámaras fijas. De ellas, dos de las llamadas superlentas: las que harán el seguimiento especial a Cristiano Ronaldo y Lio Messi, las máximas estrellas de cada equipo. Y también se instalarán dos teleobjetivos que no les perderán movimiento alguno a los técnicos Zinedine Zidane y Luis Enrique. ¡Qué locura!

El derroche tecnológico es tan descabellado, que en la antesala, mientras los equipos se trasladan al estadio, los seguirán dos motos y un helicóptero con cámaras de vista aérea. Y adentro del estadio se instalaron otras 38 cámaras de 360° para que los aficionados vean las repeticiones de las jugadas importantes, o de las polémicas. ¡Qué locura!

Y, claro, un acontecimiento tan impactante también se juega en las redes sociales. El año pasado (3 de diciembre), la etiqueta #ElClasico registró más de mil millones de impresiones y un engagement de hasta 26 millones de reacciones. Obviamente, los patrocinadores esperan que este listón se supere con creces este domingo 23 de abril.

Latinoamérica vibrará El Clásico con sus ídolos, como Luis Suárez.

¿Cómo lograr tal impacto? Fácil: en Twitter, Real Madrid tiene 23,1 millones de seguidores y Barcelona, 20,9 millones. En Facebook, los blancos tienen 101,5 millones de seguidores y los catalanes, 101,3 millones. En Instagram, los merengues acreditan 48,1 millones de fans, contra los 49,1 millones de los culés. Y el duelo está en YouTube y Google+, también.

Es tal lo que las redes se desquician con este partido, que el pasado jueves 20 de abril LaLiga y Twitter se aliaron para lanzar seis emojis para que los hinchas interactúen. Corresponden a tres jugadores del Real Madrid (Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y Sergio Ramos) y tres del Barcelona (Lio Messi, Luis Suárez y Gerard Piqué).

Lecciones increíbles

¿Quieres otro dato que te erice la piel? Según el portal especializado Transfermakt, en El Clásico de diciembre de 2015 estuvieron en la cancha jugadores que, sumados, valen ¡1,04 mil millones de euros! La verdad, es una cifra que no digiero con facilidad. De hecho, los primeros cuatro partidos de la lista de Encuentros con más valor son ediciones de El Clásico.

Podría seguir citando cifras escalofriantes de las cantidades de dinero que se mueven tras bambalinas de un partido Real Madrid-Barcelona. Sin embargo, lo que sigue será para hablar de lo que a todos nos interesa, es decir, de las lecciones que podemos aprender de un negocio de estas características tan particulares. Ahí vamos:

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

El Clásico es mucho más que un partido: es un negocio multimillonario.

1) La conexión: ¿Por qué un simple partido de fútbol genera tal revuelo? Porque involucra las emociones de los hinchas, porque les toca las fibras íntimas del corazón, porque les envía un mensaje irresistible. Si tú consigues hacer lo mismo con tus clientes, te habrás apuntado una gran victoria en El Clásico de los negocios. ¡Inténtalo!

2) La experiencia: si de algo puede preciarse El Clásico es de brindarles a sus clientes una experiencia inolvidable, aunque no necesariamente gratificante (depende del resultado, claro). Antes, durante y después del juego, los involucra en un interesante juego que les deja huella. Si puedes hacer lo mismo en tus negocios, tus clientes serán para toda la vida.

3) El modelo: como empresas o como individuos, los equipos y los jugadores no son más que modelos de éxito y felicidad que les venden a los aficionados. Los explotan como marcas, los exhiben como algo digno de imitar. Si tú puedes erigir una marca así, si eres una figura creíble y confiable, tu negocio alcanzará niveles estratosféricos.

Este domingo 23 de abril, mientras cientos de millones de hinchas de todo el mundo permanezcan pegados al televisor siguiendo El Clásico, yo estaré con mi familia en algún otro lado, disfrutando de un buen almuerzo, compartiendo. Seguramente, ni me enteraré del resultado del partido porque, ya lo sabes, el fútbol no me apasiona.

Sin embargo, si tú eres hincha, te deseo que te lo goces, que gane tu equipo preferido. Y, por supuesto, que no dejes pasar la oportunidad de darle una mirada diferente a este partido, que sin duda es un fenómeno que trasciende lo futbolístico y lo mediático. Son múltiples las enseñanzas que nos ofrece a los emprendedores. ¡Aprovéchalas!

Artículo relacionado: El negocio redondo de El Clásico español


Pin It on Pinterest

Share This