Hola de nuevo,

Te saluda Carlos Juez M.

Entonces ¿Es cierto que puedes escribir tu primera carta de ventas HOY MISMO… incluso si jamás lo has intentado?

Sí, sí lo es.

Y te voy a enseñar una técnica que vas a poder dominar ENSEGUIDA. Y no estoy exagerando. Te prometo que, si prestas atención y dedicas toda tu concentración, unos 10 a 15 minutos, apenas termines de leer este artículo serás capaz de escribir tu primera carta de ventas.

Es más, voy a desarrollar una habilidad que ya posees y te enseñaré a dirigirla a escribir tu primera carta. Tú tienes el talento, lo que pasa es que aún no te has dado cuenta, si sabes leer y escribir a máquina (a computadora) entonces YA ERES un Publi-Redactor, sólo que no sabes Publi-Redacción todavía.

Una cosa antes de empezar, el otro día, María escribió en el blog lo siguiente:

“Me encantaría aprender a redactar cartas de ventas, y también aprender facilmente sobre Publi- Redacción ya que no se nada de ello. Gracias”

Pues bien, lo que aprenderás hoy va exactamente relacionado con personas que recién estén empezando.

Empecemos…

Esto sólo va a funcionar si sigues mis instrucciones, así que, aunque no entiendas lo que te pido, hazlo de todas maneras, al final captarás la idea y todo estará muy claro.

Bien, en primer lugar, quiero que leas esta cuenta regresiva y cuando llegues al 0 (cero), quiero que imagines que en el espacio en blanco luego de este párrafo, me comentas todo lo que has hecho durante todo tu día hasta este momento. Hazlo como si estuvieras delante de mí, conversando conmigo, tan pronto termine esta cuenta regresiva.

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1, 0… ¡Ahora!

 

Si lo hiciste, si te imaginaste que tecleabas y me contabas lo que has hecho durante el día. ¡Te felicito! Si no lo has hecho aún. Para de leer en este momento, es sumamente importante que hagas el ejercicio anterior, si no lo haces, ni siquiera continúes leyendo el artículo, no te servirá. ¡Haz el ejercicio ahora!

¡Perfecto!

Sigamos…

Si eres como yo (un ser humano que habita en este planeta) 🙂 – lo más probable es que escribiste algo como:

“…hoy me levanté, me aseé, luego fui a desayunar con mi familia, luego me vestí para el trabajo y me fui a trabajar. Ya en la oficina terminé unos asuntos pendientes, organicé unos papeles e ingresé unos datos al computador. Después revisé mi correo y encontré el email de Pablo y ahora estoy leyendo tu artículo…”

Es decir, nada del otro mundo ¿no es cierto?

Porque así es como hablamos.

Dudo mucho que hayas escrito algo como:

  • Despertarme;
  • Asearme;
  • Desayunar;
  • Vestirme;
  • Trabajar;
  • Revisar email;
  • Leer artículo…

No escribiste nada como eso ¿o sí?

¿Por qué no? Pues, porque la forma en que los seres humanos nos comunicamos es a través de contar historias. No enumeramos hechos, narramos sucesos y experiencias.

Sin embargo, la mayoría de quienes no saben de Publi-Redacción, escriben sus piezas publicitarias como “enumerando” un montón de datos. Esta no es la forma como se comunica con otro ser humano para que tome una decisión favorable.

No digo que si tu mercado lo conforma E.T., Superman, Alf, u otro extraterrestre, esa forma de comunicar no funcionará, digo, quizá funcione. Pero para persuadir efectivamente a otro ser humano debes comunicarte en forma similar en la que hablas.

“Si le Habláramos a la Gente Como Les Habla la Publicidad, Probablemente Nos Golpearían en la Cara”

Autor – Desconocido

Alguna vez leí eso y es muy cierto.

Sólo imagina que alguien venga por la calle y te diga “OFERTA ESPECIAL: Compra un computador y recibe una impresora gratis. Visítanos en nuestros locales ubicados en… sólo por las fiestas de la ciudad 15% de descuento. Aceptamos todas las tarjetas de crédito.”

No sé tú, pero si alguien se me acerca de golpe y me dice eso, saco el puño y me hago a un lado del susto.

Y eso que “en vivo” podemos ver a la persona y ver que es alguien real. En internet no sucede así, todo lo que vemos es una página con letras (sí, aunque tenga audio y video sigue siendo sólo un montón de pixeles) así que en internet, con mayor razón, debemos escribir en la forma en la que nos comunicamos normalmente.

Y esta es la técnica que quiero enseñarte…

La próxima vez que te sientes y escribas una carta de ventas, aunque sea para practicar, simplemente cuenta la historia detrás del producto.

Tal como si le hablaras a alguien que está sentado frente a ti.

Por ejemplo, si vendes un curso de jardinería que tú mismo grabaste o escribiste puedes contar tu propia historia como:

“…Hola, 

Siempre me gustaron los jardines vistosos pero nunca tuve la paciencia para sembrar uno. Y con mi trabajo, tampoco tenía tiempo suficiente.

Acostumbraba a pagar al jardinero cada 2 ó 3 semanas para que viniera y arreglara las plantas.

Hasta que, un día me quedé mirando cómo trabajaba y a la siguiente semana me aventuré a hacerlo por mi cuenta.

Sí, me costó un poco de trabajo al principio, pero valió la pena.

Al principio me “justificaba” diciendo que no tenía paciencia ni tiempo. Pero ¿sabes qué descubrí? Que esto es muy relajante y ha mejorado mi estado de ánimo y es una exquisita tarea de fin de semana luego del ajetreo del trabajo.

Un día se me ocurrió grabar cómo llevo a cabo esto que empezó como un hobby y se ha vuelto una pasión.

Y son esas grabaciones las que tengo para ti. Para que tú no tengas que invertir todo el tiempo que yo invertí (ni pagar varios meses al jardinero mientras “espías” su trabajo.)

Por sólo $ 27 te enviaré mis 12 videos donde te enseño desde cómo comprar tierra buena hasta cómo sembrar árboles frutales. Imagina cuánto ahorrarás en pagarle al jardinero y cuánto bien te hará trabajar en tu propio jardín, desechando así las toxinas luego de una semana de trabajo.

Para recibir mis videos, lo primero que tienes que hacer es hacer clic en el link a continuación.

LINK

Tu amigo,

Carlos”

¿Qué tan difícil fue eso?

La acabo de escribir desde mi imaginación, yo no sé trabajar en jardines y esa historia es inventada (aunque te cuento que me dieron ganas de empezar a meter mano en las plantas de mi casa ¿a ti no?)

Tú harás un trabajo mucho mejor contando tu propia historia. Cuenta, entre otras cosas:

  • Cómo empezó todo;
  • Qué era lo que te frenaba;
  • Cómo te sentías entonces;
  • Qué descubriste;
  • Por qué fue fácil/rápido/económico;
  • Cómo te sientes ahora;
  • Qué ganarán ellos/qué ahorrarán;
  • Qué deben hacer para ordenar.

Y ¡listo!

Tú ya tienes el talento, acabas de describir más arriba cómo fue tu día, ahora ponte a trabajar unos minutos y describe cómo fue la historia detrás de la creación de tu producto, cómo funciona tu sistema, etc. y escribe, de esta manera, tu primera carta.

No tiene que ser perfecta. Sólo hazlo y verás lo fácil que es.

Cuéntame qué te pareció este artículo dejándome un comentario debajo. Me fascinará conocer lo que piensas.

Dime también qué otro “truco” quisieras conocer para que tus lectores se “enamoren” de tu carta. O cómo conseguir que sigan leyendo con ansias párrafo tras párrafo. 

NOVEDAD: Acabo de publicar un nuevo artículo, también relacionado con el tema de la publi-redadcción: “El “Efecto Zeigarnik” – El Poder de los Pensamientos Inconclusos”

Dedicado a MAXIMIZAR tus ganancias,

Carlos Juez M.

Pin It on Pinterest

Share This