A diario, varias veces al día, a través de los diferentes canales digitales que nos ofrece la tecnología nos bombardean con ese mensaje. Que, la verdad, es una mentira: “¡Hazte millonario ya, sin trabajar!”, dicen. Es otro de los conocidos objetos brillantes que en poco tiempo se opacan y desvelan la falsedad que esconden, y nos dejan los ecos de su mal.

Son muchas las personas que transformaron su vida y consiguieron salir de la pobreza para vivir un estilo de vida de comodidades y lujos. Con esas historias de éxito también nos bombardean a diario, con la diferencia de que la mayoría sí corresponde a la realidad de sus protagonistas. Al leerlas, se desvela la verdad que brilla: ¡fue fruto del trabajo!

Una estrategia que usan para sustentar su falsa promesa es hablar de los programas de afiliados. ¿Sabes de qué se trata? Es la posibilidad que tienes de promover infoproductos de otros emprendedores a través de enlaces: tan pronto se concreta la venta, tú recibes una comisión. Suena fácil, sin duda, pero lo cierto es que no es soplar y hacer botellas

Los programas de afiliación son una herramienta relativamente nueva, aunque su creación data de 1989. Fue el empresario estadounidense William J. Tobin, fundador de PC Flowers & Gifts, el que la creó. Lanzó Prodigy, que se transformó en el primer programa de afiliación, un experimento que mostró sus bondades por la efectividad de la difusión.

La popularización de esta poderosa herramienta se dio a finales de los 90. Fue cuando Amazon.com, que por aquel entonces se promocionaba como “la librería más grande del mundo”, lanzó su programa de afiliados. Por cada venta, el afilado recibía una comisión, que solía ser del 3 % del valor del producto. Fue el comienzo de una revolución.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Un programa de afiliados ofrece múltiples beneficios a los involucrados.

Con el tiempo, y gracias a los beneficios del sistema de promoción, en este siglo se estableció lo que conocemos como marketing de afiliación. Que, dicho sea de paso, se ha convertido en la puerta de entrada de muchos emprendedores a los negocios digitales sin necesidad de contar con un negocio propio o, inclusive, los recursos o el conocimiento.

Más bien, es la llave para abrir el ilimitado mundo de posibilidades que brinda internet a aquellos que, a través de su trabajo, quieren transformar su vida y alcanzar un estilo en el que reinen la tranquilidad y la comodidad de vivir de lo que te apasiona. Además, es una oportunidad para generar ingresos adicionales o dedicarte de lleno a esta lucrativa labor.

Recientemente, en Bogotá se realizó el Hotmart Start, un evento del que se publicó un artículo en MG La Revista de febrero. Allí, la sensación fue Erico Rocha, un emprendedor brasileño reconocido como el rey de los infoproductos. Contó que en 2017, solo en comisiones como afiliado, su empresa facturó más de ¡un millón de dólares!


Una forma sencilla de definir lo que es un programa de afiliados es que se trata
de una relación comercial en la que todos los involucrados ganan: productor,
afiliado y cliente. Ganan, claro está, si cada uno hace la tarea que le corresponde.


El esquema de los programas de afiliados tiene dos protagonistas: el productor y el afiliado. Productor es aquel que tiene un infoproducto que desea comercializar. Puede ser un curso, un dvd, un libro digital, un software, una serie de videos, en fin. Para venderlo, utiliza las facilidades que le brinda internet y se apalanca en el trabajo de los afiliados.

Afiliado es aquel que, con o sin negocio propio, con o sin productos propios, se interesa en ese infoproducto y lo promociona a través de diferentes canales como las redes sociales o publicidad, entre otros. Cada vez que alguno de los enlaces que él envió registra una compra, él recibe una comisión. Es lo que conocemos como ventas pasivas.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Un programa de afiliados es la puerta de entrada a los negocios ddigitales.

Una vez te unes a un programa de afiliados, la plataforma a la que te vinculaste te proporciona los enlaces exclusivos para que hagas la publicidad de los productos. ¿Qué tipo de publicidad? La que más conozcas, la que mejores réditos te brinde. Personalmente, empleo mi lista de email marketing y también me apoyo en las opciones de Facebook.

Una de las características más interesas de la venta de infoproductos por medio de un programa de afiliados es el valor de las comisiones. En los productos físicos, como te dije, casi siempre es de un solo dígito. En internet, mientras, puede ser del 20 %, del 50 % y, en algunos casos, según el esquema, llega al ¡ciento por ciento del valor del producto!

¿Cuál es la clave del éxito como afiliado? La disciplina y la estrategia. Se requieren otras condiciones, pero estas son básicas. Disciplina para promocionar los productos que les ofreces a tu red: puedes trabajar una hora al día, 2, 4 o tiempo completo. La estrategia es la que domines: email marketing, publicidad paga, tráfico pago, redes sociales…


Por los beneficios que otorgan, los programas de afiliados son cada vez más
usados por emprendedores y hasta por empresas. Una excelente opción para
generar ingresos o para ingresar al mundo de los negocios digitales.


Antes de promocionar un producto, es necesario que respondas la pregunta ¿Compraría eso para mí?  Si la respuesta es NO, difícilmente lo venderás. No habrá empatía y eso quienes reciban tus enlaces lo percibirán. Además, tendrás, problemas a la hora de hablar de los beneficios del producto, de sus características. Tiene que haber una conexión real.

De hecho, yo jamás promociono un producto que no haya probado. Si es un curso, por ejemplo, lo compro, lo completo y decido. También es imprescindible que ese producto esté alineado con las necesidades de las personas a las que se lo vas a ofrecer. Si es un nicho de tecnología, difícilmente se interesará en algo relacionado con perder peso.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

El marketing de afiliados es una poderosa herramienta que está al alcance de todos, de cualquiera.

¿Ahora entiendes por qué al comienzo te decía que no es tan fácil como hacerte millonario de la noche a la mañana? Se requiere trabajo, y conocimiento, y estrategia. No es maná que llueve del cielo. Es un trabajo, como cualquiera otro, solo que lo puedes realizar desde cualquier lugar, a través de internet y en tiempo parcial o jornada completa. Tú decides.

Los siguientes son los tipos de programas de afiliados que existen:

1) Coste por clic (CPC): en este esquema, el afiliado cobra una comisión cada vez que alguien hace clic en la ventana emergente o aviso que haya publicado.

2) Costo por acción (CPA): en este caso, el afiliado solo cobra cuando el usuario, además de hacer clic, ejecuta la acción sugerida: visita una página, descarga algo, compra.

3) Coste por mil impresiones (CPM): una opción que le brinda al afiliado la posibilidad de cobrar una suma fija cada vez que la publicidad que publicó alcanza mil visualizaciones.

4) Coste por venta (CPV): es la mejor alternativa para el productor, porque solo se otorga comisión cuando el enlace compartido por él genera una venta efectiva.

La flexibilidad del esquema es otra de las características llamativas de los programas de afiliados. Trabajas desde donde quieras, el tiempo que tengas disponible, escoges los productos que prefieras y los promocionas a través de los canales que más te gusten. Y, muy importante, no necesitas invertir algo extraordinario para obtener jugosas ganancias.

Desconocido por muchos, lo cierto es que el marketing de afiliados es una poderosa herramienta al alcance de cualquiera. Algunos, como el mencionado Erico Rocha, se apalancan en ella para generar millonarios recursos. No es soplar y hacer botellas, tampoco otro objeto brillante: es marketing, es trabajo, más marketing, más trabajo…


 

Pin It on Pinterest

Share This