El mundo no es, en ningún aspecto, el mismo que era hace veinte años, a finales del siglo XX. Ha evolucionado de muchas maneras, a un ritmo increíble. Y, salvo un pequeño detalle, no lo es tampoco los negocios, dentro o fuera de internet. La tecnología, que cada día nos sorprende con algún avance, provocó que el escenario de los negocios cambiara del cielo a la tierra.

Hola, soy Álvaro Mendoza, director de MercadeoGlobal.com, y me siento honrado de que estés otra vez ahí, frente a la pantalla, dispuesto a compartir conmigo estos minutos. En esta oportunidad, quiero hablarte de un tema que salió a colación hace unas semanas, durante una visita relámpago que realicé a República Dominicana. Un tema hot-hot, de esos que queman.

La pregunta me la formuló una periodista de la revista Mercado, en una entrevista previa a la charla que sostuve con miembros del Club de Emprendedores Inmobiliarios de mi amigo Emil Montás en Santo Domingo. “¿Qué oportunidades de negocio identificaría en el presente, en comparación con las que había hace veinte años?”. Tras escuchar el interrogante, me sorprendí.

Sí, me sorprende que todavía hoy haya personas que crean que en las dos últimas décadas no había oportunidades para hacer negocios por internet. Como te dije al principio, el mundo actual es bien distinto al de final del siglo XX, salvo un detalle. ¿Sabes cuál es? Que la oportunidad de internet siempre estuvo ahí, que está ahí ahora mismo, lo que sucede es que la gente no la ve.

Vamos a convenir que quizás hace veinte años era muy difícil hacer negocios en internet, porque la red era muy precaria. De hecho, era muy poca la gente que estaba conectada y lo hacía por medio de un sistema arcaico. Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que desde hace por lo menos 15 años la oportunidad está. Está y es mucha la gente que todavía no la ve.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

La cantidad de oportunidades que te ofrece internet es sorprendente.

Cualquier profesional, independientemente de cuál sea su área, puede empaquetar su conocimiento y venderlo a través de internet en formato digital. Puede ser un curso, un libro, a través de consultorías. Cualquier profesional, sea periodista, abogado, odontólogo, médico o experto en publicidad, puede tener su negocio en internet a un costo mínimo.

Si tú lo comparas con cuánto cuesta montar un restaurante o un negocio de consultoría físico, en el que tienes que contratar el espacio, pagar arriendo, servicios básicos y personal asistente, te darás cuenta de que el esquema de internet es infinitamente más conveniente. En la web, con una inversión de 50 dólares mensuales cuentas con la infraestructura básica para empezar a vender.

Si lo que le ofreces al mercado es un producto digital, te ahorras los gastos de envío. Además, no necesitas tener inventarios. Y a través de la web puedes hacer un seminario internacional con 3.000 participantes regados por el mundo, de forma gratuita o cobrando el acceso. Si tienes clientes de coaching o consultoría, los puedes atender uno a uno, sin importar dónde estén.

Es decir, no necesitas un consultorio o una oficina: basta una conexión a internet y un programa para entablar la conversación. Ya no existen las limitaciones geográficas y tampoco tienes que conformarte con atender a las personas que viven en tu ciudad o en tu país. Gracias a la magia de la tecnología actual, el mercado está a un clic de distancia: tienes una audiencia global.

¿Estás de acuerdo conmigo? La oportunidad está ahí, y eso es lo importante, solo que no todo el mundo la ve. Y no la ve porque ahí afuera, en la jungla digital, hay muchos charlatanes, hay payasos que venden promesas que no son ciertas, que no pueden cumplir. Entonces, hay un clima de desconfianza, echó raíces la idea de que se requieren millones para montar un negocio digital.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

La charla en República Dominicana fue para el Club de Emprendedores Inmobiliarios.

Y no es cierto, por supuesto. Se requiere un conocimiento, claro. Se necesita una inversión, por supuesto. Debes tener una idea básica de cómo funcionan la tecnología y el marketing, sin duda. Sin embargo, si tú lo asumes como un negocio y estás dispuesto a ofrecer tiempo, dinero y eventualmente algunos recursos, lo puedes conseguir. Y puedes comenzar con una inversión baja.

Conozco personas, y estoy seguro de que tú también, que comenzaron en internet como un hobbie. Luego, gracias a que consiguieron generar ingresos interesantes que superaron los que recibían en su empleo formal, lo transformaron en un emprendimiento. Esa es otra ventaja de internet: lo puedes asumir como un pasatiempo o, de tiempo completo, como un trabajo.

Eso, por ejemplo, no se podía hacer en el pasado. Hace veinte años, pensar en crear empresa de una forma tan sencilla era absolutamente imposible. Para rematar, a diferencia de esa época, hoy hay modelos de negocios confiables y de éxito probado que puedes copiar. Si tú quieres pasar del punto A al punto B, tienes que seguir a los que ya están en el punto B, aprender todo de ellos.

Cuando comencé, en 1998, no había información, ni casos de éxito. Hoy, en cambio, hay sobresaturación de información. Lo único que debes hacer es discernir cuál es la información buena, la que te sirve, y empezar a actuar según el plan de acción que traces. Conocimiento, herramientas, modelos, casos de éxito, redes de apoyo, todo está al alcance de cualquiera.

La conferencia que dicté en Santo Domingo está basada en mi libro 8 Reglas de los emprendedores exitosos. Si bien todas son importantes y necesarias, estoy convencido de que la más importante es la número 8: tienes que pasar a la acción. Los emprendedores cometemos el grave error de tomar demasiado tiempo en el proceso de aprender, y después nunca pasamos a la acción.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Cualquier profesional de cualquier área puede empaquetar su conocimiento y venderlo en formato digital.

A mí me gusta unir dos palabras que resumen a lo que algunos llaman la magia de internet: la clave del éxito está en la educación convertida en acción, en la educacción está la llave que abre la puerta de las oportunidades en internet. Dado que la tecnología y los hábitos de los consumidores cambian a diario, los emprendedores estamos en un proceso de aprendizaje constante.

Tenemos que capacitarnos día a día, en diferentes áreas. No convertirnos en expertos de todo, porque eso no es posible, pero sí al menos acreditar un conocimiento básico, el mínimo necesario para articular nuestro negocio. Después, llega el momento en que sí o sí tienes que pasar a la acción y volver rentables esos conocimientos que adquiriste o, de lo contrario, nada funciona.

Soy Álvaro Mendoza, director de MercadeoGlobal.com, y espero que este contenido de calidad que acabo de compartir contigo te ayude a transformar tu vida. Cada día, cuando despiertas, la vida te da una nueva oportunidad: no la dejes pasar. Aunque no hayas aprendido todo lo que te gustaría, da el primer paso, échate al agua, que en el camino aprenderás lo que hace falta.

Tu opinión es muy importante para mí y para mi equipo de trabajo, de ahí que sería muy útil para nosotros si nos dejas tu comentario en la parte de abajo de este video. Y, si consideras que es un contenido valioso, por favor, compártelo con tus amigos y conocidos para que ellos también se beneficien. Por hoy, me despido y espero que volvamos a conectarnos muy pronto.

Chao chao…


 

Pin It on Pinterest

Share This