En Latinoamérica, uno de los estereotipos más difíciles de vencer, y cuyas manifestaciones vemos a diario en todos los países, en todas las calles, es aquel según el cual una mujer no está capacitada para conducir un coche. Sí, es cierto que hay excepciones, que todos conocemos alguna mujer que es una gran piloto, pero el estereotipo está vigente.

Alguna vez, quizás, habrás leído que la señora Julita, mi mamá, conducía con maestría. Y conozco muchas otras mujeres muy hábiles frente al volante de un coche. Sin embargo, como la carga histórica de este estereotipo es tan pesada, a muchos les causa roncha cuando se menciona el nombre de la mujer de la que te voy a hablar en esta ocasión.

Mayra González Velasco es mexicana, nacida en Ciudad de México el 23 de febrero de 1977. Es la presidenta y directora general de Nissan México, una de las compañías más grandes y también la número uno de la industria automotriz en ese país. Antes de ella, no ninguna mujer había ocupado ese cargo, al que llegó por sumatoria de méritos.

Los automóviles siempre fueron parte de la vida de Mayra, pues desde muy pequeña comparte esa pasión con su padre. Igual, los negocios: de niña, soñaba que cuando creciera iba a ser la líder de una compañía, una grande, y si estaba relacionada con el mundo de los autos, mejor. Felizmente, increíblemente, cumplió todos los sueños.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Mayra González está al frente de Nissan México en un momento crucial para la industria.

Fue en la mañana del 22 de abril de 2016 que cambió su vida y también, la historia de Nissan México, una empresa que históricamente (y no solo en este país) estuvo bajo la égida de los hombres. En esa época, era vicepresidenta de Ventas y Mercadotecnica y de Desarrollo de la Red de Distribuidores, y comandaba un desayuno con su equipo.

El reloj marcaba las 10:15 a. m. cuando sonó el teléfono y, aunque no es su costumbre responder llamadas mientras está en este tipo de dinámicas, sabía que esta era distinta. Sí, porque se originaba en París (Francia), donde están los cuarteles principales de Nissan Motor Company. Allí se toman las decisiones álgidas de la compañía, las trascendentales.

Era para informarle que la junta directiva la había designado para dirigir la operación de la compañía en México, la cuarta sede más importante de Nissan en el mundo y una en la que ha invertido más de 5.000 millones de dólares en la última década. El propio José Muñoz, su antecesor en el cargo, fue el que puso el nombre de Mayra en consideración.


La fórmula del éxito, según Mayra González, se resume en tres claves:
“vencer tus miedos a través del autoconocimiento, ofrece resultados porque
el mundo corporativo no es un club social y ten una red poderosa”.


Había sido nombrado para un cargo más alto en Estados Unidos y no dudó en postular a Mayra, a la que respaldaban los números de su gestión. “Recuerdo que José me preguntó si estaba lista y le respondí que no, pero que estaba lista para comenzar a aprender”, cuenta. Tampoco tenía miedo, porque no era la primera vez que estaba en esa circunstancia.

Le había ocurrido cuando se convirtió en vendedora, una habilidad que nació con ella. Cuando tenía 8 años y cursaba la primaria, vivió la primera gran frustración en los negocios: estuvieron a punto de expulsarla por vender dulces, algo que estaba expresamente prohibido en el reglamento del colegio. “Deja de vender o se va”, le dijeron a su mamá.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

“Un día, este escritorio y esta oficina serán los míos”, dijo al tomarse la foto. Y cumplió.

Y, bueno, no hubo más remedio que hacer un pare en el camino. Cuando ingresó a la Universidad Tecnológica de México a estudiar Mercadotecnia, en 1998, le pidió a su padre que le diera un coche. La respuesta que obtuvo fue “Trabaja y consíguelo”. Comenzó en una distribuidora de quesos y luego ingresó a una agencia de Chevrolet, como asesora de ventas.

“De niña, a mi hermana y a mí nunca nos dijeron que por ser niñas teníamos que dedicarnos a algo en específico. Más bien, mis padres insistían en que podíamos convertirnos en lo que quisiéramos, siempre y cuando fuéramos las mejores y eso nos hiciera felices. Y a ella, el mundo de las ventas y los automóviles la hacía muy feliz.

La pasión surgió porque en la infancia, en los paseos por carretera que hacía la familia, jugaban con su padre a identificar la marca y el modelo de los coches a los que traspasaban. Y era la primera que leía las revistas sobre automóviles que llegaban a la casa y que su padre coleccionaba con celo y también con mucho orgullo.

“Cuando era vendedora, me invitaban a las fotografías familiares porque comprar un auto era una fiesta. Me di cuenta de que este trabajo era una forma de cumplir los sueños de otros, cuenta. “En México, tener un vehículo es un tema aspiracional porque muchas personas no pueden comprar sus viviendas, por lo que invierten en otros bienes”, agrega.

El primer auto se lo vendió a un señor de apellido Ramírez, recuerda. “Era el año 2000. Fue un Cavalier nuevo, de color azul ópalo”. Sus compañeros eran todos hombres, todos mayores de 50 años y todos con más de 25 años de experiencia en el medio. Sin embargo, ser mujer y ser joven, más que obstáculos, fueron el diferencial de su trabajo.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

El de Mayra González es el rostro del éxito de la mujer en México. Una Inspiración.

El 2 de abril de 2001, ingresó a Renault, su plataforma de lanzamiento dentro de la compañía, en la que desarrolló una carrera ascendente. En 2009, con solo 32 años, le encomendaron una tarea que la catapultó: crear la red de distribuidores a nivel nacional, algo que todos los hombres de la empresa había rechazado. Ella se le midió, ella triunfó.

“Mis compañeros decían ‘esa niña no va a poder’, pero pude”, afirma. Viajaba en auto durante 22 horas para llegar al sur del país a lidiar con los concesionarios, que no ocultaban su sorpresa cuando una jovencita de 22 años les decía qué debían hacer para vender más. “El tema no era llegar, sino que me hicieran caso”, recuerda.

Esa experiencia le enseñó que necesita conocer muy bien el ambiente en que se desenvuelve cada negocio, las características de cada ciudad. Entendió que la información es un factor que marca diferencias en los negocios. Su trabajo fue tan exitoso, que las ventas se dispararon en esa región y Nissan logró ascender al primer lugar nacional.

Una de las primeras veces que pudo entrar a la oficina del presidente de Nissan México, le pidió que le permitiera tomarse una foto, porque algún día ella iba ese iba a ser su escritorio. Siempre tuvo claro que, con trabajo y conocimiento, esfuerzo y preparación, podía llegar a donde quisiera, así fuera mujer, así fuera joven, así fuera mexicana.

“Tenemos que romper los estereotipos con que educan a las niñas en México y la mejor forma de hacerlo es con educación y oportunidades. Nissan se caracteriza por ser una empresa diversa. Creemos fielmente en las mujeres porque el talento no tiene género, no tiene ni edad, ni preferencia sexual, ni religión, ni nacionalidad, es talento, asegura.

Y talento de sobre es lo que ha demostrado Mayra González. Y pasión, y compromiso, y convicción, y conocimiento, y atrevimiento, y una clara visión, y personalidad. Tras 83 años, tomó el volante de Nissan México y la conduce con éxito en el siempre riesgoso camino de los negocios. Y no se detiene, y va por más, y sigue rompiendo paradigmas…

 

Pin It on Pinterest

Share This