Hace ocho años, cuando nos conocimos, mi amigo Emil Montás me invitó a conocer su país: República Dominicana. “Álvaro: tienes que hacer un evento allá. Es el paraíso. No te vas a arrepentir”, me dijo. Si bien la idea me quedó sonando en la cabeza, durante este tiempo no se dieron las circunstancias para que armáramos maletas rumbo al Caribe.

Lo irónico es que fueron ocho años en los que mi trabajo se concentró en la organización de eventos. Sin embargo, por esas cuestiones que son imposibles de explicar, la opción República Dominicana no se dio. Pero, como solían decir mi abuela y mi mamá, “los tiempos de Dios son perfectos” y en este 2017 los planetas se alinearon.

Este ha sido un año de reinvención profesional, de regresar a las raíces que me permitieron convertirme en el número 1 del marketing en el mercado hispanoamericano, de reenfocar mi actividad para los años que vienen. Inicialmente, tomé la decisión de hacer un alto en el camino en la organización de eventos, que me desgasta mucho.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Compartir con alguien tan brillante como mi amigo Gus Sevilla es un privilegio invaluable.

Los eventos son una tentación difícil de resistir. Primero, por el contacto con la gente, con esa audiencia a la que solo conoces virtualmente, pero de la que, en muchos casos, ni siquiera sabes cómo es su rostro. Segundo, porque es una enriquecedora fuente de retroalimentación, un intercambio de conocimientos y experiencias increíble, invaluable.

Te mentiría, además, si te dijera que no son atractivos en lo económico. Más allá de que la logística es complicada, que te exige al máximo y te produce un desgaste físico y mental elevado, bien organizado un evento ofrecer réditos económicos interesantes. Pero, entendí que mi actividad no puede concentrarse exclusivamente en ellos.

Mi madre y mi abuela solían decir también que “Dios sabe cómo hace sus cosas”, y ahora lo comprobé. Cuando estaba en el proceso de organizar algo con mi amigo Gus Sevilla, volvió a aparecer Emil Montás y, entonces, todo encajó perfectamente. Decidimos darle vía libre a Comando Secreto 2017 y escogimos Punta Cana para realizarlo.


Brindarle al cliente una experiencia satisfactoria es hoy la prioridad de los
marketeros. En ese sentido, la sensibilidad, autenticidad y alegría de los
dominicanos es enriquecedora. ¡El mejor negocio del mundo es SERVIR!


Diseñamos, entonces, un evento exclusivo para quienes quieren transformar su vida y ayudar a transformar las de otros a través de su conocimiento y experiencia, no para aquellos que desean obtener la fórmula mágica del éxito y hacerse multimillonarios en un abrir y cerrar de ojos. Un mensaje que, afortunadamente, fue acogido por el mercado.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Haz clic sobre la imagen y descarga la publicación.

Si bien en un comienzo vendimos el destino como el atractivo de Comando Secreto 2017, la verdad es que el paraíso nunca pasó de ser un fantástico e inspirador escenario para llevar a cabo la misión, como diría el comandante Gus. Y la verdad fue que sí nos encontramos con un paraíso, que sí fue fantástico y que sí fue muy muy inspirador.

Al terminar las cinco intensas sesiones de trabajo, no podía estar más agradecido con la vida. Compartir la tarima con un experto de las calidades humana y profesional como Gus Sevilla es un privilegio que no se tiene todos los días. Es una fuente inagotable de creatividad y conocimiento, además de un maestro incomparable. ¡Gracias, Gus!

El grupo de participantes, proveniente de Chile, México, Perú, Colombia y República Dominicana, me sorprendió más que gratamente. Por su honestidad, compromiso, entusiasmo, hambre de conocimiento y generosidad para compartir. A muchos no los conocía y me reconforta saber que ahora conformamos un gran equipo.

Lo mejor, sin embargo, nos lo brindó República Dominicana. El turismo es una industria que mueve el país, pero más que eso es un estilo de vida, una misión que cada ciudadano asume con responsabilidad y, especialmente, con alegría. Allí todos te sonríen, y ninguna sonrisa es fingida: la autenticidad es uno de los sellos que caracterizan a su gente.

Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

Estoy muy orgullo del grupo de participantes, por su compromiso, por su hambre de aprendizaje.

La calidez humana es una de las razones por las cuales Iberoamérica es tan especial. Sin embargo, en República Dominicana a esa condición natural le añaden profesionalismo, capacitación, entrenamiento permanente. ¿Sabes cuál es el resultado? Una experiencia maravillosa, inolvidable, enriquecedora. Una que quieres vivir una y mil veces más.

Si eres emprendedor y tienes un negocio, pero todavía no consigues conectar con tu audiencia de la manera esperada, no sobraría que te echaras una pasadita por República Dominicana. Allí, hasta el más humilde de los trabajadores, en el más humilde de los oficios, está en capacidad de darte valiosas lecciones de lo que es el verdadero servicio.

Pasaron ocho años antes de que se cristalizara el sueño de mi amigo Emil Montás y pudiera ir a su país a realizar un evento. Comando Secreto 2017 fue algo inolvidable por muchas razones y una de las primeras es que se realizó en República Dominicana. Ya sabemos que no solo es un excelente destino turístico, sino también emprendedor.

Debo confesar que regresé a casa enamorado de República Dominicana, inmensamente agradecido con su gente y dispuesto a cumplir la promesa de regresar. Justo en momentos en que mi estrategia de marketing se enfoca en brindar experiencias impactantes a mis clientes, ese país del Caribe me ofreció una maestría exprés. ¡DPM!

Haz clic aquí y accede a la última edición de MG La Revista, en la que profundizamos, precisamente en este tema.


 

Pin It on Pinterest

Share This