No tener un nombre de dominio propio (suempresa.com)

No me cansaré de repetirlo: si su empresa no tiene su propio dominio (cuesta alrededor de US$ 10 al año), muchos clientes potenciales lo pensarán dos veces antes de comprarle algo.

Información desactualizada

Si no se asegura que el contenido de su sitio web es ‘fresco’, es decir, actualizado, lo único que va a lograr es que sus visitantes den la vuelta y se vayan para otro lado.  No tener contenidos actualizados genera desconfianza en los visitantes… ¿será que este negocio aún existe?  ¿que tanto se preocupan por mantenerme actualizado?

Muchos webmasters tienen por costumbre colocar en sus páginas la última fecha en que actualizaron el web, en muchos casos esta fecha permanece intacta por meses, bien sea por omisión o por error.  Es preferible no tener una fecha si las actualizaciones no son frecuentes.

Otros acostumbran tener una sección “De Actualidad”,  “Actualizaciones”, “Novedades” o algo por el estilo.  Al entrar a consultar esa página uno se encuentra con que la última novedad se produjo meses atrás.  Lo anterior, va en detrimento de la confianza y credibilidad que debemos producir en nuestros visitantes.

Errores ortográficos

¿Usted confiaría en una empresa cuyo sitio web esté lleno de ‘horrores’ ortográficos y gramaticales?  Yo no lo haría.

Acostúmbrese a utilizar los correctores ortográficos que vienen en la inmensa mayoría de programas de la actualidad.  Aunque no son 100% confiables, he encontrado que su uso es una sana práctica.  Por otro lado, no sobra tener un diccionario al lado.  Acostúmbrese a leer el texto escrito en más de una ocasión y de ser posible haga que una tercera persona lo corrija por usted.

En construcción

Si su sitio web  aún no está listo para dar ‘a luz’ al mundo, es preferible que lo mantenga escondido y no lo de a conocer sino hasta que lo tenga razonablemente avanzado y presentable. No hay nada mas irritante y poco profesional que tener uno que encontrarse con estos signos de ‘en construcción’ por todas partes.

Botón para ‘bajar’ los exploradores Microsoft Explorer o Firefox (o cualquier otro)

¿A quién está tratando de promocionar?  ¿A su empresa?  ¿A Microsoft?  ¿A Firefox?  ¿Le están pagando por poner dichos botones?

Contrario a lo que muchos piensan, la inclusión de dichos botones no es ningún prestigio.  Generalmente quienes lo hacen son diseñadores web amateur, y ciertamente no queremos proyectar dicha imagen a nuestros futuros clientes.

Enlaces rotos

Aproximadamente el 30% de los sitios web presenta al menos un enlace (link) muerto. Este tropiezo disminuye la calidad de una página y es una causa muy frecuente de pérdida de usuarios (léase: clientes).  Aunque es una tarea algo tediosa, acostúmbrese a chequearlos con frecuencia.

Nada más molesto que intentar ir a una página y que esta no exista, dando en su lugar el famoso aviso de error “404- File not found”  (404 – Archivo (fichero) no encontrado).  En secciones posteriores veremos como evitar y corregir este problema.

“Scrolling marquees” (marquesinas con movimiento)

No solo son vistas como ‘amateur’,  sino que no funcionan en todos los navegadores.

Contador de visitas

¿Alguna vez ha visto contadores de visitantes en Yahoo!?  ¿amazon.com?  ¿Altavista?  No.

¿Por qué los webmasters deciden colocar un contador en sus páginas web?  Me aventuraría a decir que intentan mostrar al visitante que tienen volúmenes de tráfico elevados y que en cierto sentido son una página popular. Es como si al mostrar un número están validando la utilidad de un sitio web.  Nada más alejado de la realidad.

En un sitio web comercial no importa tanto la cantidad de visitantes que visitan mi página web si estos no son visitantes calificados (clientes potenciales).   Lo que más nos ha de importar es la calidad de la experiencia que tienen nuestros visitantes así como la capacidad de respuesta que genera nuestro sitio.  El resto, poco importa.

Por si fuera poco, los contadores que emplean generalmente son suministrados ‘gratis’ por empresas que piden a cambio su propaganda, como: ‘contador suministrado gratuitamente por….”   Lo último que queremos es que un visitante llegue a nuestro sitio web y haga clic sobre uno de esos enlaces.  Lo que queremos es que el visitante se quede dentro de nuestro dominio.  ¿Para qué mostrarles la puerta de salida?  Manténgalos dentro de su ‘propiedad’, no los mande a la competencia.

¿Será que al visitante le interesa la cantidad de visitas a su web?  No, no creo, por lo menos en mi caso particular, lo anterior me tiene sin cuidado.   El visitante que llega a su web llega con objetivos concretos: “que hay aquí para mí” y no entra a analizar los logros del webmaster o de un sitio web en particular.

Por otra parte, para nadie es un misterio que los contadores son fácilmente manipulables y pueden ser ‘inflados’ artificialmente.   Además muchos no saben realmente que significa ese contador: ¿cantidad de visitantes?  ¿páginas vistas?  ¿hits a una página en particular?

Ahora bien, si el webmaster realmente está interesado en obtener información estadística, el dato proporcionado por un simple contador no sirve de mucho.  En futuros artículos le mostraré cómo podemos analizar estadísticamente diversos aspectos de su sitio web, mediante el análisis de los logs del servidor.

Pin It on Pinterest

Share This