Todo testimonio del mundo real es válido y valioso, y debes colocarlo en tu sitio Web, tu carta de ventas o en cualquier otro lado, independientemente de la forma en que has logrado dicho testimonio.

Sin embargo, a veces se nos presenta la problemática de cómo obtener un testimonio sobre un producto que aún no ha salido al mercado. Las formas de lograrlo pueden ser varias.

Es obvio que si nadie conoce un producto, nadie puede dar un testimonio sobre él, ya que éste sería falso. Una de las maneras de obtener un testimonio es enviar, en forma promocional, una copia de tu producto a personas que con anterioridad hayan comprado otro de tus productos.

Esto tiene una doble finalidad. Por un lado estamos reconociendo la fidelidad de dicha persona hacia nuestros productos, al hacerle llegar en forma gratuita otro de ellos (siempre y cuando nos envíen su testimonio al finalizar su lectura del mismo).

No es muy difícil conseguir un testimonio de estas personas, ya que este funciona también como publicidad prácticamente gratuita para ellos mismos. Y tú consigues el tan necesario testimonio para el nuevo producto, el cual podría llegar a representar la diferencia entre la compra del mismo o no, por parte de nuevos clientes.

Por otra parte, se puede dar el caso que seas nuevo en este nicho de mercado y que aún no poseas clientes a quien mandarle un producto promocional para obtener el testimonio. Lo que se puede hacer en este caso es lo siguiente: Si posees clientes en el mundo offline, solicítales un testimonio, no hablando sobre el producto que estás intentando vender, si no sobre ti y de los servicios que brindas.

Un testimonio que dé fe que eres una persona seria y honesta, en lugar de uno que alabe un producto en particular, puede ser más útil, ya que al estar generalizado puede ser usado en más de una carta de ventas particular.

Para dar un ejemplo, personalmente algunas veces capto testimonios de colegas, los cuales son tan generalizados pero a la vez tan poderosos, que los puedo colocar en distintos productos y causan el mismo efecto.

Cabe destacar, que es recomendable que los testimonios no sean siempre de las mismas personas, si no que sean de diferentes clientes. Por lo tanto cada vez que alguien compre tu producto, solicítales un testimonio. Esto también cumple la doble finalidad de hacer sentir al cliente reconocido al pedirle su opinión sobre el producto.

Los testimonios pueden ser en última instancia, el empujón final que se le da a un prospecto para convertirlo en cliente, por lo cual es muy importante que nunca publiques testimonios falsos. Esto es algo que desafortunadamente ocurre, algunas personas simplemente escriben un testimonio sobre su producto y lo firman con un nombre falso y lamentablemente se nota muy fácilmente, terminando por generar el efecto totalmente contrario al que deseamos, generando una falta de confianza por parte de nuestro público objetivo.

Si quieres consultar algunos de los testimonios de nuestros clientes, hazlo desde aquí.

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compártelo!

Comparte esta entrada con tus amig@s