Duración: 3 min. 14 seg.

Estamos en el downtown de la ciudad donde yo vivo. Al fondo pueden ver el muelle; es una pirámide invertida. Ustedes saben que me gusta contarles historias y me gusta contar analogías. Dado que nuestra temática es el marketing, quiero hablar acerca de la pesca y el marketing.

No sé si alcancen a ver, pero acá la gente viene a pescar. Generalmente pesca alrededor del muelle, pero realmente no todo el mundo pesca y tiene una pesca exitosa. ¿Por qué? Por muchas cosas. Le quiero hacer una pregunta y contéstesela lo más sinceramente posible: si usted fuera un pescador, ¿quién cree que pescaría más peces? ¿Una persona que tiene las mejores herramientas, las mejores cañas, la mejor carnada, lo mejor de lo mejor u otra persona que quizás no tenga el mismo equipo? ¿Cuál de los dos va a pescar más peces?

Siempre que hago esta pregunta, generalmente escogen a esta persona, porque creen que el éxito de cualquier campaña de marketing o actividad de marketing está dado en las estrategias o en las técnicas empleadas, cuando realmente eso no es así. Es muy posible que la otra persona sea quien pesque más peces por el solo hecho de que él conozca a su público objetivo, que en este caso son los peces que está tratando de pescar.

Si usted le pregunta a cualquier pescador, no es lo mismo pescar una barracuda que pescar un pargo que pescar cualquier otro tipo de pescados. Hay algunos que habitan en las profundidades del mar, otros un poco más arriba, otros un poco más abajo; a unos les gusta una carnada, a otros les gusta otra carnada. ¿Quién es el pescador que va a pescar? El que sepa donde se concentra ese pozo de peces, el pozo hambriento de peces. Esa es la persona que va a tener más éxito en la pesca.

Exactamente lo mismo ocurre en marketing. En marketing no necesariamente la persona que tiene las mejores técnicas o la persona que tiene las mayores herramientas o el que tiene mayores conocimientos en cuanto a las partes técnicas de Internet va a ser el que genere más ventas. La persona que va a generar más ventas es el que pueda tener el acceso más fácil al pozo hambriento de peces, que en ese caso sería el prospecto y los alimente de la carnada adecuada que, en este caso, sería proveerlos de contenidos para fidelizarlos y para generar la confianza para que cojan ese anzuelo, piquen y le compren sus productos y servicios.

Es una analogía bastante interesante pero creo que me ayuda a dejar en claro que en el Internet no siempre gana la persona que tenga más técnicas, más estrategias, más herramientas, sino la persona que tenga más inteligencia de mercadeo y sepa exactamente dónde es que debe ir a pescar, ese pozo de peces hambrientos o clientes potenciales.

Recurso Recomendado: Flujo Ilimitado de Clientes

Pin It on Pinterest

Share This