¡Enhorabuena! Después de muchos esfuerzos, quebraderos de cabeza y una cierta inversión, ya tienes tu web on-line.

Sin embargo, tengo una mala noticia para ti. Si pensabas que ahora podías descansar y hacer eso que nos cuentan los “vendedores de humo” que tanto abundan por la red: echarte a dormir porque, según ellos, “en Internet se gana el dinero durmiendo”, estás muy equivocado.

Porque ahora empieza la etapa más dura, en la que tienes que trabajar denodadamente para conseguir un flujo constante de visitantes cualificados para tu web.

Pero hoy no quiero hablarte del tráfico, sino de lo que significa ese tráfico, es decir: del análisis del comportamiento de tus visitantes en tu web.

“Ah, pero… ¿también me tengo que ocupar de eso?” me parece estar escuchándote preguntar con asombro.

Pues sí, porque no basta con que sepas que has tenido, 100, o 500, o 1.000 visitas en el mes.

Así que ponte la mano en el pecho y dime si serías capaz de contestar preguntas como éstas:

  • ¿Cuántos “visitantes únicos” han entrado en tu web?
  • ¿Por qué páginas han entrado?
  • ¿Y por cuáles han salido?
  • ¿Cuánto tiempo han permanecido en tu web?
  • ¿Cuál es el promedio de páginas vistas por visitante?
  • ¿Y la página más visitada?
  • ¿En cuál no entró nadie?
  • ¿Cuál es la proporción de visitas que te han enviado los buscadores?
  • ¿Y a partir de qué palabras clave?
  • ¿Y cuántas visitas proceden de otros sitios web que tienen enlaces hacia el tuyo?
  • ¿Qué países son los que más visitas te están mandando?
  • Etc., etc.

El reto que te estoy planteando es que empieces a trabajar profesionalmente en lo que se llama el “análisis del tráfico” o
tracking”. Porque solo así podrás saber lo que buscan tus visitantes, qué les gusta de tu web y qué cosas no les interesan.

Y lo que es más importante, tendrás a tu disposición una gran cantidad de información para mejorar tu web,  incrementar la satisfacción de tus visitantes y aumentar su nivel de fidelización, que es la clave para poder terminar convirtiéndolos en clientes que se gasten el dinero en tus productos o servicios. Porque eso, al final del día, es lo único que importa.

Las visitas no son un fin en sí mismas, sino solo un medio para conseguir clientes. Por eso es tan importante la información sobre el comportamiento de tus visitas, porque esa información es la que te facilita las pistas para
que puedas trabajar eficazmente en el proceso de conversión.

Pero tranquilízate. Ya pasaron a la historia aquellos tiempos, en la prehistoria de Internet, cuando teníamos que analizar interminables listados llenos de caracteres casi ininteligibles que nos proporcionaba nuestro proveedor de hosting: los listados del “logging” del servidor.

Hoy día tenemos a nuestro alcance programas que nos facilitan la información necesaria para tomar decisiones de la forma más cómoda, presentándola a todo color, con tablas y gráficos fácilmente comprensibles. Y aportándonos datos que antes era impensable tenerlos a nuestra disposición, como los navegadores que utilizan nuestros visitantes (lo que nos permite adaptar nuestra web para hacerla compatible con las herramientas de nuestro público-objetivo) o el nivel
de popularidad de nuestra web (basado en el número de enlaces que apuntan a nuestra web desde otros sitios de Internet).

En consecuencia, es vital para el futuro de tu negocio virtual, especialmente para diseñar adecuadamente tus campañas promocionales, que sepas lo que está sucediendo en tu web, lo que les gusta a tus visitantes y lo que no les interesa. Porque eres tú quien debe adaptarse a ellos, no ellos a ti.

Así que mi recomendación es esta: si todavía no estás usando un buen programa de “tracking” para analizar lo que está sucediendo en tu web, deja lo que estés haciendo y vete inmediatamente a http://www.google.es/analytics/.

Además de ser una aplicación excelente, “Analytics” es totalmente gratuita, así que regístrate e instala en tu web los códigos necesarios para que Google rastree las estadísticas del tráfico en tu sitio web.

Pero no te equivoques, no basta con que hagas esto. Porque lo más importante es que adquieras el hábito de analizar las estadísticas frecuentemente, al menos un par de veces a la semana, sacar conclusiones de lo que está ocurriendo en tu web y obrar en consecuencia.

Solo así conseguirás que los contenidos de tu web estén hechos “a la medida” de los gustos de tus visitantes, que, en definitiva, son para quienes trabajas y quienes te dan de comer cuando compran tus productos y servicios.

Luis Camacho
CEO de la Escuela eBusiness
LuisCamacho.es

Pin It on Pinterest

Share This