Me encanta conocer a otros dueños de negocios y empresarios

Es genial escuchar sus historias, averiguar a qué se dedican, a quién le sirven, y cómo les están yendo las cosas.

Soy bastante bueno conociendo a las personas rápidamente, y esto se debe a que estoy más que feliz haciendo preguntas.

Creo mucho en eso de hacer preguntas. Se puede aprender mucho de esa manera. Sobre otros. Y sobre uno mismo y su propia empresa.

Pero realmente importa cómo pregunta, en especial cuando está pensando seriamente en sus propias operaciones.

No solo debería preocuparse con formular las preguntas adecuadas… sino en ser más específico:

¿Está formulando las preguntas de la manera correcta?

A esto me refiero.

Con demasiada frecuencia, escucho a los dueños de negocios hacerse este tipo de pregunta:

“¿Por qué no puedo conseguir más clientes?”.

Considere cómo se está programando a sí mismo para la derrota de la manera en que está formulada esa pregunta. Ya supone el fracaso desde el comienzo.

¿Cómo contestaría esta pregunta?

Bueno, si se está sintiendo derrotado, usted probablemente diría cosas como:

“La economía apesta”.
“Nada de lo que intento funciona”.
“A nadie le gusta mi negocio”.
“Quizás sea una señal para darme por vencido”.

Habla solo de cosas deprimentes.

Si continúa de esta manera, usted simplemente se está preparando para una letanía de frustración, enojo, y dolor.

En cambio, ¿por qué no hacer la misma pregunta, pero formulada de esta manera?:

“¿Qué pasos específicos podría estar tomando en este momento para generar más contactos, más ventas, y más ingresos continuos?”

Ahora, esta es una manera mucho mejor para encarar la situación. Usted está reconociendo que quiere un cambio y está poniendo su mente consciente e inconsciente en marcha para encontrar maneras para que este cambio ocurra.

  • “Podría intentar con nuevos mercados”.
  • “¿Cómo podría modificar mi oferta para mejorarla?”
  • “Intentemos con un nuevo titular en mi carta de ventas”.
  • “Llamar a negocios que sirven a los mismos clientes”.

¿Puede ver la diferencia? Y todo parte de cómo formula la pregunta.

Pero, por supuesto, lograr una mayor prosperidad en estos tiempos difíciles no solo implica formular las preguntas correctas.

Se trata de lo que usted haga con las respuestas.

Se trata de la acción que usted decida tomar.

En futuros artículos compartiré muchas de las preguntas que usted debería estar haciéndose acerca de su negocio. Incluiré consejos y estrategias que han funcionado para mí y muchos de nuestros clientes.

Por cierto, me gustaría compartir con usted uno de los consejos más valiosos que he adoptado de uno de mis mentores: Dan Kennedy

Él desarrolló un hábito diario. Y lo ha hecho durante más de 30 años, y aún lo hace religiosamente.

Todos los días hace algo para atraer negocios:

  • Enviar una carta
  • Llamar a un contacto comercial
  • Colocar un aviso (publicidad)
  • Concertar una cita para almorzar
  • Enviar una nota de agradecimiento.

Algo. Todos los días. Grande. Pequeño. No importa. Todos los días hace algo para incentivar el negocio.

Pregúntese a sí mismo:

¿Qué estoy haciendo -a diario- para atraer más prospectos, clientes y generar más ventas?

¿Tengo una rutina o hábito diario para hacer crecer su negocio?

Si quiere conocer más acerca de mi mentor, Dan Kennedy, haga clic aquí y obtenga más de 633.11 dólares de valiosa información. (INGLÉS)

Pin It on Pinterest

Share This