El escribir no es tarea fácil, sin duda hay que tener cierta esencia para hacerlo bien y saber comunicar con palabras lo que se quiere dar a conocer. Muchos enseñan la parte técnica, pero la parte interna que sirve para hacer un escrito adecuado, y más si se trata de un texto para desarrollar un producto, es algo difícil de enseñar. Éste aspecto se enfoca en la pasión que se tenga para hacer las cosas.

Al empezar mis negocios en 1998, todo en Internet se basaba en texto, es decir, tenía que dedicarme a escribir horas enteras, y una de las dificultades que encontré es que no era buen escritor, puede que tuviera buena ortografía, quizá no tan buena redacción, pero resultaba difícil sentarme frente a una pantalla no sacar ni siquiera el título.

Sin embargo, hay buenas técnicas para desarrollar cierta destreza a la hora de escribir. Una de ellas es redactar primero la tabla de contenidos, visualizar cómo se desenvolverá el contenido del texto, a la larga resulta mucho más fácil empezar a escribir de esta manera.

También existe un software que facilita el proceso de escritura, conocido como los mapas mentales o “mind maps”. Existe uno que se puede adquirir de forma gratuita y es el Freemind.com. En este mapa mental se van anotando todas las ideas de lo que se quiere hablar en un artículo o en un capítulo de un libro, y cuando llegue el momento de escribir se tendrá claridad exacta de lo que se va a hacer, de ésta forma el pánico o terror a la hoja en blanco va a disminuir.

La última recomendación (y es la que me ha permitido generar contenidos de forma meteórica o como relámpago) es que ya no me siento a escribir artículos…Tan sólo grabo, grabo lo que hablo, lo que expongo etc.

De esta forma se elimina el proceso de bloqueo de la página en blanco y además no importa lo que se hable, si lo está diciendo en forma incoherente o ilógica, sí no se sigue un patrón o una línea, el hecho es que todos los pensamientos van a quedar grabados y lo que sigue es transcribir la grabación.

La  persona que hace esto generalmente quita frases repetitivas y las famosas muletillas. De esta manera será mucho más fácil convertirlo en un artículo o en un capítulo de un libro.

Ahora, si lo que se escribe son contenidos para un sitio Web, lo recomendable es grabar un video de cinco minutos y publicarlo en el sitio y en las diferentes plataformas.

Adicional a ello, es aconsejable transcribir también el video para convertirlo en un artículo. Una colección de artículos fácilmente puede crear un reporte, y un reporte, sumado a una continuidad temática en lo que se graba, perfectamente se puede convertir en un curso o en un libro.

Pin It on Pinterest