Mientras que se insiste en la falta de seguridad que tienen los compradores, la verdadera inseguridad la lleva el comerciante. Sepa como detectar conductas fraudulentas y evitar el fraude online.

 

Existe ya larga data sobre ciertas conductas fraudulentas con las tarjetas de crédito en Internet y en todos los casos hay dos víctimas: el tarjetahabiente a quien le han robado su plástico y el comerciante.

En este recae la responsabilidad de probar que la operación realmente existió y que el producto fue entregado y aceptado por el comprador. Las tarjetas, para proteger a sus clientes, exigirán todo tipo de pruebas y ante la menor duda, debitarán de la cuenta del comerciante el importe cuestionado, acreditándoselo a sus clientes.

Si bien la tecnología viene a ayudar a los comerciantes registrando la dirección IP del comprador, y aplicando diversos procedimientos anti fraude, conviene tener siempre en cuenta los siguientes consejos y cuando menos tomar precauciones.

 

1.- Compradores nuevos.

 

Todo nuevo cliente tiene el riesgo implícito de que se desconoce absolutamente todo de el o ella. No hay historial y por lo tanto, será imposible verificar su conducta pasada. El consejo es, conocerlos. Intentar establecer relaciones de largo plazo.

 

2.- Compras más grandes que las normales.

 

Las tarjetas robadas tienen vida activa muy corta por lo que los ladrones intentarán sacarle provecho en el menor tiempo posible. En lugar de ponerse feliz por órdenes grandes, sospeche de ellas y haga una doble verificación de los datos de su comprador.

 

3.- Compras con muchos items repetidos.

 

Al igual que en el caso anterior, esto deberá ser tomado como un alerta mas que como una alegría.

 

4.- Compradores apurados.

 

Cuídese de los pedidos de envío rápido por la noche. Mas allá de la compulsividad de cualquier comprador, un impostor querrá recibir cuanto antes la mercadería obtenida por medio ilegales.

 

5.- WebMail.

 

Órdenes donde el email dado sea uno de los servicios basados en la web (webmail).

Es la manera mas fácil de ocultar la identidad y habitualmente lo utilizan los estafadores en sus rondas delictivas. Nadie en su sano juicio le daría datos reales si estuviera intentando estafarlo. Por lo tanto, pida que no se utilicen estos e-mails.

 

6.- Direcciones internacionales.

 

Lejos de ser una medida discriminatoria, sucede que no existe verificación de domicilio (AVS: Address Verification Service) fuera de los EEUU.

Solo algunos países están incluidos en este sistema por medio del cuál se contrastan los primeros 5 caracteres numéricos de la dirección del tarjetahabiente y los de su código postal con los números de su tarjeta.

En este punto tenemos que hacer una aclaración. Estas normas son emitidas por las propias tarjetas de crédito, que obviamente tienen sus matrices en los EEUU y es donde el comercio electrónico ha alcanzado el nivel más alto de desarrollo.

Lejos de rechazar compras internacionales, simplemente se sugiere que prenda una luz de alerta ante estos casos y extreme las precauciones. Ante una orden de compra internacional será mucho mas dificultoso probar que usted entregó la mercadería.

 

7.- Compras Repetidas.

 

Observe con cuidado las compras repetidas en el mismo día. Nuevamente un delincuente que tuvo éxito con su tienda la primera vez, volverá a insistir hasta que se le rechace la compra.

 

8.- Observe las direcciones de entrega.

 

Si hay una dirección que se repite a pesar de que la compra haya sido pagada con múltiples tarjetas, no es que todos los pasajeros de un hotel estén comprando en su tienda. Seguramente está frente a un intento de fraude.

 

9.- Cuídese con los domicilios repetidos

 

A la inversa del punto anterior, tenga especial cuidado con las transacciones múltiples que desde una sola tarjeta ordenan envíos a distintos domicilios de entrega.

 

10.- Diferencias en domicilios.

 

Si observa que la dirección de facturación es distinta a la de entrega, esté atento. Es una clara señal de alarma. Claro, no se lo tome tan a pecho ya que si usted vende flores, es muy probable que el novio no quiera que la novia se entere de cuanto pagó y que además le entreguen el ramo en su casa.

Para tomar todas estas precauciones su Tienda debe estar respaldada por cierto nivel de tecnología y desde ya manejar su propia Merchant Account. No lo va a encontrar en las soluciones económicas ni en los servicios de cobro tercerizados.

En estos casos, lo más probable es que por exceso de cuidados pierda alguna que otra venta y compradores de buena fe se vayan muy frustrados y con sentido de culpa.

También es importante comprender que quienes entregan productos digitales, están mas desprotegidos que quienes comercializan bienes tangibles donde siempre hay una entrega a una persona y con un recibo firmado. Como consejo adicional, busque proveedores de logística con experiencia y respaldo.

Hacer negocios online implica asumir ciertos riesgos pero si usted es precavido los podrá minimizar. También en el mundo real hay fraudes, y hasta ahora, en mayor proporción que en la red.

Pin It on Pinterest

Share This