Existe un sistema en el cual está sometido al menos un 95% de la población mundial, sólo el 5% restante ha decidido salirse de dicho sistema y romper los moldes para conseguir el éxito.

Muchas personas simplemente eligen NO tener éxito porque el ser exitosos les genera “muchas molestias” y entonces se esconden detrás de innumerables excusas que les genera problemas en doble vía, la primera: es que les roba tiempo, su mayor activo, y la segunda: es el robo de la posibilidad de aprender.

Un concepto muy poderoso que es el responsable del éxito de este bajo porcentaje mencionado de gente es la forma en que han decidido encarar las diferentes situaciones de la vida y han logrado que este concepto trabaje a favor de ellos. El único factor diferenciador entre una persona exitosa y otra que no lo es… es su mentalidad, la forma en que reacciona ante sus deseos, ante las situaciones que plantea la vida.

Por ejemplo fíjese en estas dos formas de enfrentar una misma situación por parte de una persona de mentalidad pobre y otra de mentalidad exitosa:

El pobre piensa: No puedo comprarlo

El exitoso piensa: ¿Cómo puedo comprarlo?

El primero bloquea su capacidad de pensar y de eventualmente encontrar la solución óptima para el problema, su cerebro se cierra y las energías creativas ya no tienen cabida porque taxativamente ha expresado su incapacidad de lograr el objetivo propuesto diciendo NO PUEDO comprarlo. Allí ya no hay nada qué decir ni qué hacer, pues ya la batalla está perdida, antes de luchar.

El exitoso sin embargo se pregunta cómo puedo hacerlo. Desde ese mismo instante lo que hace es motivar a su cerebro a trabajar para descubrir la manera en que puede comprarlo, se fija metas, traza un plan de ejecución, lo pone en marcha y el resultado final es… que LO CONSIGUE.

Nada tiene que ver esto con capacidades especiales ni mucho menos, está claramente demostrado con este ejemplo que la única cosa que diferencia al uno del otro es la forma de pensar, de abordar una situación dada y la actitud determinante de la confianza en que se puede y que todo es cuestión de plantearse el cómo.

Dicho esto simplemente le sugiero que a partir de este mismo momento Ud. tome en cuenta estas consideraciones y las ponga en práctica, empiece desde hoy a cambiar su mentalidad.

Recuerde que Ud. actúa como piensa y en consecuencia es lógico deducir que debe pensar cosas que lo hagan actuar de una manera que le permita alcanzar sus objetivos propuestos.

Pin It on Pinterest

Share This