En el siglo XXI, en el que casi todo cambia a velocidades increíbles, todavía hay algunas cosas que no cambian, ni cambiarán. Los pilares sobre los que se soporta el buen marketing son una clara muestra. Sin importar qué vendes, solo tendrás éxito en tu negocio si te aseguras de que los cimientos de este son sólidos, si los pilotes que lo sostienen son estos 10. ¿Sabes cuáles?

Escucha “Marketing y Negocios con Alvaro Mendoza” en Spreaker.


Escúchanos en: Apple Podcast | Google Podcast | IvooxSpotify | Spreaker | CastBox | TuneIn | Stitcher

Cuando hablamos de algo relacionado con el siglo XX es difícil no experimentar la sensación de sentirnos viejos. Son tantos y tan radicales los cambios que la vida sufrió en los últimos 25 años, que recuerdos de los años 90 parecen de la edad de Piedra o de cuando la Tierra era habitada por dinosaurios. Por eso, a veces, perdemos el norte y la perspectiva de lo que no ha cambiado.

Si sigues con atención el contenido de calidad que publico en mis canales digitales, estoy seguro de que me habrás escuchado decir o habrás leído las frases “cambia, todo cambia” y “la única verdad de los negocios es la dinámica del cambio”. Bien, es posible que al terminar de leer o de escuchar esta nota tengas la sensación de que me contradigo, pero no es así. Es solo una sensación.

¿Por qué? Porque hay pilares que no cambian, inclusive en el marketing. Son los cimientos de la actividad, aquellos que sustentan las estrategias, que son iguales para todos, indispensables. Es como un puente: puede ser corto o muy largo; recto o curvo, plano o con subidas y bajadas, pero cualquiera que sea su diseño siempre estará soportado, siempre reposará sobre pilares o pilotes.

Lo mismo ocurre en el marketing. Esta actividad, como cualquiera otra, está soportada sobre unos pilares que no cambian, a pesar del paso del tiempo. Ni siquiera la irrupción de las herramientas y de los recursos que nos ofreció la revolución tecnológica, la digitalización de las estrategias, logró derrumbar estos pilotes. Están incólumes, y no los mueven ni internet, ni las redes sociales.

De hecho, son estos pilares los que les dan vida a internet y a las redes sociales, y no lo contrario, como piensa mucha gente. Siempre han estado ahí y me atrevo a decir que siempre estarán. Por eso, si tienes un negocio o estás en proceso de implementar uno, es necesario que sepas cuáles son estos pilares y, sobre todo, que te asegures de que sean los cimientos de tu emprendimiento:

1.- Debes ser diferente. En la era de los globalizado, de lo estandarizado, en el mundo de los negocios, en especial de los digitales, ser distinto no es una característica, ni una opción, sino una obligación. El consumidor esta harto de más de lo mismo, de productos que se ven diferente en el exterior, pero que en el interior son la repetición de la repetidera. Eres diferente o eres invisible.

2.- Debes escuchar a tu cliente. La razón de ser de tu negocio no es el dinero, tampoco es el producto o el servicio que ofreces y mucho menos eres tú. La única razón por la cual tu negocio es válido es porque brinda la solución a un problema que aqueja al mercado. Por eso, el primer paso que debes dar, sí o sí, es escuchar al mercado, a tu cliente, para saber cómo lo puedes ayudar.

3.- Debes dar más. La generosidad es una virtud muy valorada en el mercado y, además, escasa. El consumidor está acostumbrado a recibir menos de lo que le prometen y, por eso, agradece de manera muy especial cuando tú no solo le das lo que le prometiste, sino algo más. Y ese algo más generalmente está relacionado con un servicio posventa que provoque que se enamore de tu marca.


Mercadeo Global - Álvaro Mendoza

El marketing ya no se trata de vender, sino de enamorar a tu cliente de mil y una formas distintas.


4.- Debes apoyarte en los datos. Uno de los mayores aportes de la tecnología al marketing es la posibilidad de medir, inclusive en tiempo real y con gran exactitud, el alcance de tus estrategias. De hecho, de cada acción de cada estrategia. Conocer profundamente las métricas de tu negocio es imprescindible para escalarlo al siguiente nivel y para poder satisfacer a tus clientes.

5.- Debes brindar grandes experiencias. No es el producto, no es el servicio que ofreces, no es el precio lo que te garantiza que ese cliente que te compró una vez lo haga de nuevo. La única razón por la que te volverá a comprar es porque contigo vivió una experiencia agradable, enriquecedora. Recuerda que hoy los negocios son una relación entre personas, no una transacción económica.

6.- Debes fomentar la interacción. Aunque tu negocio esté soportado por la tecnología, aunque utilices chatbots y otras poderosas herramientas, aunque te apalanques en las redes sociales, no puedes olvidar que el verdadero negocio, el más lucrativo, es crear, cultivar y sostener una relación de intercambio de beneficios con tu cliente. ¡Nadie hace negocios con un robot!

7.- Debes conectar con historias. En un sentido similar, necesitas entender que la estrategia más efectiva para atraer a tu prospecto, convertirlo en un cliente y luego fidelizarlo es inspirarlo, motivarlo a construir su mejor versión, guiarlo para que alcance sus sueños. En ese terreno, las historias de vida, de superación, son una herramienta muy poderosa. Cuenta historias y enamora.

8.- Debes tener un propósito. Este aspecto dejó de ser una tendencia y se convirtió en una realidad: los consumidores no quieren más marcas, sino marcas con compromiso, en especial, con el medioambiente, con la naturaleza, con los animales, con la defensa de los derechos humanos, con la diversidad. Si no tienes un propósito claro, al mercado le resultará difícil confiar en ti.

9.- Debes ser confiable. Tristemente, internet es hoy el caldo de cultivo de estafadores, encantadores de serpientes y payasos ególatras. Por eso, al consumidor le cuesta tanto trabajo abrir su corazón y confiar en alguien a quien no conoce. La confianza y la credibilidad son los dos pilares más importantes del marketing, los que darán vida a tu negocio o lo enterrarán.

10.- Debes servir. No me cansaré de repetirlo: servir es el mejor negocio del mundo. Sin importar a qué te dediques o qué le ofrezcas al mercado, si sirves desinteresadamente al mercado este te recompensará de múltiples y maravillosas formas, y una de ellas será comprándote varias veces. El dinero y las ventas no son el objetivo de tu negocio, sino la consecuencia de tus acciones.

Como sabes, soy sicólogo, no arquitecto o ingeniero. Sin embargo, luego de más de veinte años en el mercado, desde mucho antes de que aparecieran las redes sociales y los teléfonos móviles, puedo decirte con autoridad que si quieres tener éxito en los negocios debes asegurarte de que tus estrategias de marketing estén soportadas en pilares sólidos, en estos 10 pilares.


 

Pin It on Pinterest

Share This