Un webinario exitoso es una experiencia fantástica, pero hay algo que debes tener en cuenta, siempre: ¡Nunca, una sola golondrina hizo un verano! ¿A qué me refiero con eso? A que por más provechosa que haya sido la presentación, por más que hayas superado tus metas de conversión de prospectos y de ventas, eso de nada te sirve si el webinario no está enmarcado en tu estrategia de marketing global.

En reiteradas ocasiones te he dicho que los webinarios son una herramienta poderosa, y es cierto. En notas anteriores expuse mil y una razones, mil y un argumentos, mil y una características que sustentan esa afirmación. Sin embargo, no te puedes confiar en eso, no te puedes quedar ahí: recuerda que el éxito en los negocios está en la articulación de las relaciones con otros actores del mercado, con esa telaraña de beneficios mutuos.

Veamos un ejemplo: si te llama la atención una jovencita y quieres empezar una relación, tu estrategia va más allá de presentarte y manifestar tu interés. La llamas, le envías mensajes, quizás le haces llegar un ramo de flores, la invitas a salir, tratas de compartir tiempo con ella, buscas convertirte en una buena compañía, en fin. ¿Ves? Es una estrategia múltiple, con acciones complementarias que se refuerzan unas a otras.

Si eres consciente de que esa es el camino que te conduce al éxito en una relación, ¿por qué cuando haces negocios olvidas la premisa? Lo que quiero decirte es que un webinario no puede ser una actividad aislada, realizada simplemente “porque todo el mundo lo hace”. Ese, debes entenderlo, sería un craso error. Porque un webinario, más que un comienzo y un final, como piensan algunos, de varias maneras es el comienzo de muchos caminos.

¿Cómo así? Cuando una persona se inscribe para el webinario que vas a realizar, empieza una singular cadena de acontecimientos que, bien dirigidos, serán afortunados para ti y para tu negocio. ¡Se abrió la puerta de las oportunidades! A vuelta de correo, le llega un mensaje de confirmación, con el enlace para conectarse y un adelanto del contenido. En esta bienvenida, conviene anexar uno o dos artículos de calidad para generar un impacto inmediato.

Invitarlo a tu próximo webinario, entregarle algún bono gratuito (¿Qué tal un libro sobre estrategias de posicionamiento?), ofrecerle contenido sobre tus otros productos, compartirle contenido de tus socios que le pueda resultar útil son, entre muchas otras, las alternativas de que dispones para fortalecer la confianza y la credibilidad, para hacer que esa relación esté sentada en bases sólidas y perdure en el tiempo.

Más poderoso aún es la posibilidad de crear o engrosar tus listas. Recuerda que en el mundo de los negocios el dinero está en LAS LISTAS: la de prospectos, la de clientes, la de afiliados, la de socios estratégicos. Activarlas, cultivarlas y enriquecerlas, aportar en ellas y beneficiarse de ellas, es algo que tu negocio agradecerá, y mucho. Ahí, justamente ahí, es donde los webinarios encuentran su terreno fértil, donde pueden sacar a relucir sus superpoderes.

Si necesitas crear una lista, los webinarios son una herramienta muy útil; si lo que buscas es ofrecer contenido y vender, difícilmente encontrarás mejor aliado que un webinario; si tu objetivo es ampliar tu red (de productos, de servicios, de beneficios, de relaciones), un webinario te da la posibilidad de alcanzar esa meta; si te interesa generar tráfico hacia tu web, un webinario es el primer paso para atraer la atención de tus clientes y llevarlos a ella.

Lo importante, lo que realmente puede cambiar el curso de tu negocio y de tu vida, es que aprendas a pensar, te acostumbres a pensar, en sistemas y en estrategias. Las tácticas, las técnicas y la tecnología que se empleen son algo secundario; son herramientas útiles, valiosas, siempre y cuando tú las sepas enmarcar en un sistema de marketing, siempre y cuando hagan parte de otra serie de acciones complementarias.

No te dejes vencer por la impresión de que realizar un webinario es algo complicado y engorroso. No te dejes obnubilar porque el resultado de tu webinario superó tus expectativas, y te duermes en los laureles. No te dejes engañar por la percepción de que un webinario es la solución perfecta, mágica, para todos los problemas de tu negocio. Un webinario es una herramienta superpoderosa, es cierto, pero al final la magia está dentro de ti…

 

Contenido relacionado:


Recurso Recomendado: WebinarClic.com

WebinarClic

Pin It on Pinterest

Share This

¡Compártelo!

Comparte esta entrada con tus [email protected]