Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

 

La pregunta que se hacen muchas personas es: ¿publicitar productos o servicios de otras empresas puede dañar la imagen de un sitio web? En realidad productos de terceros no es el problema, el problema se centra en otras cosas, como por ejemplo que los productos no sean confiables y hagan perder credibilidad.

No todos los productos de terceros son apropiados para promocionarlos

En cuanto a los productos de otras empresas, sí se pueden promocionar, sólo que es de vital importancia tener algunas precauciones a la hora de pensar en esta dinámica, sin embargo, lo mejor que puede suceder es que cada emprendedor o pequeña empresa promueva sus propios productos.

Con lo anteriormente dicho no se quiere decir que no se puedan  promocionar productos de terceros. Lo que significa es que si se van a promocionar productos de otras empresas, los productos sean de alta calidad y que realmente les agreguen valor a nuestros visitantes, que cada día ven las páginas web.

La razón por la que se dice esto respecto a la promoción de los productos de terceros, es porque en muchas ocasiones se ve que la gente inicia un proyecto en internet, monta un blog sobre negocios en una web y ofrecen productos que no tienen nada que ver con el nicho de mercado.

Para la promoción de productos de terceros, deben estar garantizados.

Lo que sucede es que algunos productos colocados en Internet, no tienen nada que aportar en valor a la problemática general o global del sitio web y en ese sentido si podría ser dañino el hecho de estar recomendando, simplemente por ganarse unas comisiones. Recomendar lo que no es, quita credibilidad.

Lo que manifiesta el sitio web y las características intrínsecas de los productos debe conservar una absoluta armonía. No se puede ofrecer unos productos de calidad garantizada y entregar un producto de una mediana calidad. Se debe determinar si se está  haciendo las cosas de forma correcta.

Una de las cosas que se debe determinar  con estos productos, es si se está dirigiendo a un nicho de mercado, y se está ofreciendo información  de  altísima calidad, entonces se debe mirar si se puede cumplir con los productos que se están ofreciendo, no hacerlo, daña la imagen web.

Si los productos que se están promocionando hacen juego con la información suministrada no hay ningún problema de promocionar los productos de terceros, siempre y se debe mirar qué se está ofreciendo. Dañar la imagen de un sitio web puede ser fácil, recuperar la imagen es difícil.

Entonces para promocionar productos de terceros, lo mejor que se puede hacer es mirar bien antes de establecer un compromiso, o de lo contrario que cada quien busque la forma de promocionar sus propios productos, para que nadie salga mal librado por pensar en ganar un poco de dinero.

En última instancia nadie puede sacrificar lo que cuesta acreditar un sitio web, solamente  por el hecho de querer hacer un favor.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This