Un emprendedor es un inventor de empresas, así que empezar una negocio es similar a realizar un invento.

Al inicio todo es incertidumbre: emprender un negocio es un riesgo y puede salir bien o salir mal. Sin embargo, usted puede aumentar las posibilidades de éxito tomando medidas específicas. Lo importante es estar informado y preparado para afrontar este nuevo reto y seguir adelante para convertir en realidad su idea.

Encontrando el nombre ideal

El nombre es la tarjeta de presentación del negocio para el público. La gente se puede sentir atraída o no a su empresa sólo por un detalle que, en ocasiones, les pasa por alto a los emprendedores incipientes.

Debe pensarlo a fondo ya que será la forma de distinción del negocio para toda su vida.

Por lo tanto, un buen nombre es aquel que dice mucho en pocas letras y que, además, es atractivo comercialmente.

Un nombre específico detalla de antemano el perfil de la empresa y propicia que la gente se acerque por su funcionalidad.

Evite ponerle alguno de sus nombres. Esto denota falta de imaginación y no llamará la atención de nadie.

Tampoco procure los números, al menos de que signifiquen algo o sean pertinentes. Use su creatividad para pensar en un nombre pegajoso ya sea por su significado o por cómo suena.

Control financiero

El movimiento de las finanzas es uno de los puntos más importantes para un negocio pequeño. Un error muy frecuente es el del mal manejo
del flujo de efectivo. La clave para el éxito financiero radica en mantener un buen flujo de efectivo y así poder cubrir los gastos básicos como materiales, equipo y el sueldo de los empleados.

Mantenga un control total sobre sus deudas y cobros. Pague lo que debe antes de que se cumpla el plazo para evitar intereses y sea amable pero firme al pedir a sus clientes los pagos correspondientes. Incentívelos con descuentos con pronto pago. Para lograrlo, es esencial que contrate a un buen contador.

Cuentas bancarias

Considere que una cuenta personal no es lo mismo que una de negocios. En el uso personal, los manejos del dinero son muy distintos a los de toda una organización.

Por eso debe buscar otro perfil de banco y buscar aquel que provea las mayores facilidades en cuanto a retiros y transacciones se refiere. Usted
efectuará continuamente estas operaciones por lo que debe reducir en la medida de lo posible los cobros bancarios.

Encuentre el banco que maneje las mejores condiciones en cuanto a intereses y servicios para empresas pequeñas.

Seleccione un banco vanguardista con servicios en línea. Manejar transacciones, retiros y cuotas de forma rápida y a cualquier hora, es una de
las grandes ventajas que ofrece el acceso bancario por Internet. Esto le ofrece eficiencia y ahorros de todo tipo.

Asuntos legales

La base para operar un negocio exitoso es que esté libre de faltas legales. Sin ese respaldo, simplemente pierde el derecho de seguir con su negocio y corre el riesgo de caer en la cárcel.

Por eso, es importante contar con un abogado desde antes de iniciar el negocio. Por más que usted procure no incurrir en faltas, no puede evitar
circunstancias imprevistas.

Actúe legal y responsablemente según sea el giro de su negocio. Cuide la calidad de sus productos y servicios para evitar demandas, sobre todo si su ramo involucra cuestiones delicadas como la salud, la seguridad y la alimentación de los clientes.

No mire sólo hacia fuera, también hágalo hacia adentro. Como dueño de una empresa empleará a personas, por lo que debe informarse sobre sus derechos y respetarlos para evitar también conflictos por ese lado.

En general, debe sumergirse en toda clase de asuntos legales que rodeen a su negocio para no dar pie a problemas que pueda arruinar todo el tiempo de planeación.

Oficinas

Buscar un espacio para establecer el lugar de trabajo, tradicionalmente era de los pasos primordiales. Ahora usted tiene la libertad de seguirlo o no.

Con los adelantos de Internet, radio y telecomunicaciones en general, tener empleados a distancia se vuelve una excelente opción, sobre todo, porque reduce costos de mantenimiento de una oficina en cuanto a su renta, servicios, equipo, etc.

Pero antes de tomar esa decisión, analice bien el perfil de su negocio. Si es posible que sus empleados trabajen desde sus casas y le rindan cuentas así, entonces adelante. Sin embargo, si necesita un control más estricto y su presencia cuando sea necesaria, lo mejor es que trabajen en una oficina.

Intente colocarse en un lugar céntrico pero con costos baratos. No aspire a tener un edificio enorme, sobre todo, si su empresa es pequeña. Optimice los espacios y hágala cómoda y funcional.

Supere la tendencia de gastos superfluos que le restan capital y no le dan clientes y concéntrese en ser eficiente y en conseguir más y más clientes.

Antes de iniciar

Para poner los pies sobre la tierra y empezar a caminar, conozca bien las razones por las que quiere emprender un negocio. Relacione sus respuestas con su capacidad para llevarlo a cabo.

Empezar y atender una empresa consume una gran cantidad por lo que debe preguntarse si usted tiene la personalidad y la disponibilidad adecuadas. Decida la estructura del negocio dependiendo de cuál se acomoda mejor a su idea y a sus necesidades. La principal pregunta es si debe empezar solo o encontrar socios. Ambos tienen sus pros y sus contras, por lo que debe analizar bien sus posibilidades.

Determine las obligaciones y responsabilidades que asumirá como el dueño de un nuevo negocio. Identifique sus habilidades y debilidades. Sea crítico y honesto, y pregunte a sus amigos para obtener una opinión externa. A partir de eso, asuma funciones en las que se pueda desenvolver y en las demás contrate gente especializada o busque asesoría.

Sea conservador al inicio. Por más que su idea suene maravillosa, no lo hará millonario en un segundo. Debe manejarla inteligentemente, racionando las finanzas y el presupuesto para desarrollar el negocio progresivamente.

Investigue a su competencia e identifique sus puntos débiles. Una entrada exitosa al mercado depende de una conciencia del rival y una diferenciación del mismo, ya sea por precio, calidad, publicidad, etc. Ya determinado el perfil de su negocio, debe pensar en el lugar idóneo para ubicarlo. Debe establecerse tomando en cuenta las circunstancias del mercado al que quiere atacar. Tome en cuenta su estatus social, económico y cultural para tomar una decisión al respecto.

Elabore un plan de negocios. Plasmar sus ideas en un papel las ordena y las orienta hacia un mismo fin, además de que comprueba con números su factibilidad. Así, asegura que su idea inicial de negocio quede sólida en su mente e imprima sus esfuerzos sin perder de vista sus prioridades y objetivos.

Un plan bien estructurado ayuda a conseguir préstamos, financiamientos y socios, además de darle una idea completa del negocio a sus empleados.

Para evitar problemas mayores, busque ayuda profesional en áreas específicas y tradicionalmente problemáticas. Es imprescindible tener siempre a la mano a un contador, un abogado y un asesor financiero, quienes pueden ser definitorios en el éxito de su negocio. Visite a varios y vea cuáles son los que mejor se adecuen a sus ideas.

P.D.: LasClavesSecretas.com

Pin It on Pinterest