¿Quiénes son los que triunfan?

Mi experiencia me dice que llegan a triunfar tres clases de personas:

  • Los que son TAN CAPACES (inteligentes, brillantes, preparados) que sobresalen en cualquier circunstancia.
  • Los que tienen MUCHA SUERTE (y aún dormidos y en pijamas están parados siempre en el lugar preciso a la hora oportuna).
  • Los que poseen una CONVICCION ABSOLUTA en sus metas !!!

Me interesa este última categoría ya que se trata de la única que nos da un poco de esperanzas al resto de los mortales.

Porque…qué destino me espera si no pertenezco a la privilegiada categoría de los SOBRESALIENTES ?…y si mi SUERTE es nula ?… ésto me condena al fracaso ?

PARA NADA !!!

Y este es el mensaje que quiero transmitir en definitiva.

Siempre digo que para avanzar en el desarrollo de un proyecto se necesita un determinado nivel de energías que puede lograrse por la sumatoria de diversos factores.

Supongamos que ese “número mágico” necesario para llevar un proyecto al éxito fuese de 100 puntos.

  • Ud. puede tener 90 de dinero y sólo un 10 de capacidad y posiblemente lo logre (con el dinero “comprará” la capacidad que le falta).
  • Ud. puede tener 20 de suerte, 20 de capacidad y 60 de dinero y posiblemente lo logre.
  • Si tiene 100 de suerte (y 0 del resto), posiblemente lo logre igual
  • Pero…y si tenemos 0 de dinero y 0 de suerte, qué será de nosotros ?

Aquí es donde necesita 100 de energía, convicción y fuerza para suplir los otros factores.

El problema es que mucha gente (sobre todos los que empiezan con “0” de dinero) suelen creer que las oportunidades están cerradas para ellos.

Perseverancia y Casualidad:

Dicen que las casualidades no existen… (y que todo llega cuando tiene que llegar -o cuando estamos preparados para ello-producto de la causalidad)

Pues bien, hace apenas un rato que acaba de llegarme uno de los informes que me envía Roy H. Williams, un genio del marketing y la motivación. En este caso se trata del “Monday Morning Memo” que remite periódicamente para sus clientes.

Y justamente en este número viene la historia de James Cramer que me he tomado el trabajo de traducir para Uds. y que resulta un ejemplo excepcional de lo que acabamos de decir (casualidad ?).

Las felicitaciones que sean para Roy Williams…

La Historia de James Cramer:

“…
James Cramer soñaba con manejar una cartera accionaria multimillionaria. El quería llegar a ser uno de los “grandes” en Wall Street.

Por el momento, trabajaba como periodista en un periódico pequeño.

Dado que tiene cero dólares para invertir, James empieza a trabajar con una cartera de inversiones imaginaria.

Al tiempo, él está gastando todo su tiempo libre estudiando el mercado accionario y sufriendo y gozando con sus inversiones imaginarias en las que millones de dólares inexistentes suben y bajan al ritmo de la bolsa.

Su dedicación es tan absoluta que sus amigos empiezan a preguntar: “Qué le está pasando a James ?”

James está reinventando y creando nuevas teorías para aplicar en los mercados. Sin embargo, el Jefe de su Periódico no le permite escribir sobre sus particulares ideas (quién es él para hacerlo ?)

James no piensa darse por vencido, si debe probar la certeza de sus análisis aunque no se lo tome por “experto”, deberá demostrarlo de otro modo.

Todos los días empieza a dejar en el mensaje grabado de su  contestadora telefónica un consejo bursátil para que lo escuche cualquiera que llame allí y, simultáneamente, comienza a difundir entre los que conoce que ofrece un “consejo gratis” para quienes lo llamen.

A veces llaman telemarketers que quieren ofrecerle nuevos servicios, otras son sólo extraños que equivocaron el número.

Sus amigos son los que más sufren con esto: “James, Quijote, déjate de luchar contra los Molinos de Viento…ya me tienes cansado de oir tu opinión bursátil cada vez que te llamo. Si quieres que salgamos a cenar avísame pero, Por Favor !! deja ya de hacerte el tonto con ésto”

Cierto día, Martin Peretz, que desea contratar a James para que le haga una reseña de un libro para su Revista “Nueva República”, al llamarlo escucha el mensaje.

Fascinado con esto, decide seguir el consejo en su inversión del día. Los resultados que obtiene, hacen que Peretz se transforme en una visita diaria del mensaje grabado.

Cierto día, quién contesta el teléfono es el propio James y Peretz, tras la sorpresa inicial le dice: “Hola, me llamo Martin Peretz…he seguido sus consejos y han resultado mejores que los de mi Agente de Bolsa…ya me he convencido, quisiera Ud. manejar mi Portfolio de $ 500.000 de aquí en adelante ?”

Aclaremos desde ya que ésta no es una historia ficticia con personajes inexistentes que haya inventado Roy para hacer una película, todo lo contrario… James Cramer existe… Martin Peretz existe.

James Cramer, el hombre que empezó difundiendo sus ideas en la contestadora del teléfono de su casa hoy administra un Fondo de Inversiones de más de 200 millones de dólares.

Quiere conocerlo ?

Venga, lo invito… por suerte, gracias a Internet, hoy puedo presentarle al propio James Cramer viva Ud. donde viva, sólo basta con que vaya al sitio de James en:

http://www.thestreet.com/

Por el mismo, pasan hoy día miles de inversionistas y se manejan millones de dólares. Allí verá el lugar que ocupa en la actualidad James en Wall Street.

Quizás sus amigos tenían razón en lo que decían…sólo un idiota ocuparía su tiempo libre en investigar teorías de mercado y las dejaría gratis para que cualquiera las escuchase en su contestadora telefónica.

Realmente un idiota…un idiota enfocado y duro como el diamante en sus convicciones y metas…un idiota capaz de dejar su vida en la búsqueda de sus objetivos, en síntesis… un idiota de 200 millones de dólares.

Dios !!! quisiera ser esa clase de idiota…”

Roy H. Williams

Qué opinan de esto ? No le devuelve las ganas de seguir luchando y perseverando en SU IDEA y en SU PROYECTO aunque nadie más lo entienda o ayude ?

Lo invito a que idiotice su propia vida en la misma dirección de James Cramer…no ceda, no afloje, no se rinda !!!

Y si apenas tiene CERO DOLAR para empezar, sepa que se puede de todos modos -sólo tiene que descubrir cuál será la “contestadora” que utilizará en su caso-.

Curso Superacelerado de Marketing:

Ahhh… me estaba olvidando del Curso Superacelerado de Marketing que le prometí.

Fue a visitar el sitio de James ?

No ?…, por qué ?, no siente curiosidad en conocerlo después de la historia que Roy acaba de contarle ?

Si ya lo hizo, o ha quedado entusiasmado por hacerlo ni bien termine de leer el Newsletter, Ud. acaba de recibir una lección práctica del “Curso Superacelerado de Marketing”.

Roy dirigió toda la historia para promocionar este sitio y lo hizo sin “venderle nada” en ningún momento !!!

(es más, si yo no le aviso esto, posiblemente Ud. ni se daría cuenta que todo el mensaje estuvo perfectamente direccionado al objetivo buscado de promocionar un sitio en concreto -no por mí, aclaremos-, sino por Roy Williams en su informe)

Se da cuenta el nivel de respuesta y visitas que debe haber recibido ?

En base a su propia reacción a esta historia, intuye lo que habrá ocurrido en la cabeza de cientos o miles de personas que recibieron el mensaje ?

Y el cariño, afecto y empatía con el que la gente se dirige gustosa y voluntariamente a conocer el sitio de James ? (seguramente ganará centenas de nuevos clientes emocionados de tratar con el héroe que fue capaz de luchar contra toda adversidad desde su propia contestadora telefónica a falta de otros recursos)

Bien, lección superacelerada de marketing y promoción concluida.

Considera ahora que aprendió algo más en su vida ?

Le sugiero que relea la historia y aprenda cómo se promociona un producto o servicio de la mano de un maestro como Roy Williams.

MARCELO PERAZOLO
Programa-Financiero.com

Pin It on Pinterest

Share This