Duración: 9 min. 21 seg.

¿Cómo conseguir suscriptores para mi boletín en poco tiempo y sin recurrir al spam? La clave de los boletines es que sean por suscripción voluntaria.

Consiguiendo Suscriptores para tu Boletín

Voy a continuar contestando una serie de preguntas que me hacen relacionadas con los boletines electrónicos por suscripción voluntaria.

Acá me dicen: “¿Cómo conseguir suscriptores en poco tiempo sin el spam?”. Vamos, es una pregunta que tiene dos caras. Primero el spam. Todo boletín electrónico debe ser por suscripción voluntaria. Si usted está creando un boletín electrónico y lo está mandando a Raimundo y a todo el mundo, sin que a esa persona le haya solicitado expresamente su autorización para enviarle ese tipo de mensajes, eso es spam. Eso es antimarketing y no tiene ningún sentido.

Por ejemplo, si mis publicaciones tienen que ver con el marketing y los negocios por Internet, no tiene ningún sentido que yo le esté enviando spam a una persona que no habla español. No tiene sentido que le envíe un boletín a una persona a quien no le interesan los negocios en Internet, no le interesa el marketing y, quizás, su interés sea la cocina o los juegos electrónicos o cualquier otra cosa, pero no los negocios en Internet, no el marketing.

Entonces, ¿para qué inundar los correos electrónicos de este tipo de personas si nunca le van a comprar? ¿Por qué? Porque no les interesa, sencillamente no les interesa. Entonces, todo boletín electrónico debe ser por suscripción voluntaria.

Ahora, no coman el cuento o no crean lo que les dicen las personas, que les van a vender una base de datos en CD o en DVD con 10.000 correos electrónicos de Colombia o Argentina, clasificados por rubros. Eso es falso, todo ese tipo de correos electrónicos, en la mayoría ni siquiera van a recibir su e-mail. Segundo, no tiene ningún sentido mandar una publicación que alguien no la ha consentido y enviarlo adicionalmente.

Cuando usted recibe un spam es molesto. ¿No le pasa eso, que está recibiendo spam, spam y spam? A mí en lo particular me causa mucha molestia, me hace perder mucho tiempo, me hace perder mucho dinero y por eso es que no estoy de acuerdo con el spam, además de que es ilegal. Es ilegal en muchos países, especialmente si vivimos en Estados Unidos, hay que cumplir con una normativa. De lo contrario, puede ser uno multado. Lo mismo ocurre en España y lo mismo ocurre en otros países.

Otros países son más laxos, dicen que el spam es perfectamente válido, pero eso no quiere decir que usted pueda enviar spam a todo el mundo. Ahora, digamos que fuera legal: va en directa contrariedad con las normas de Internet. O sea, si a todos nos disgusta, ¿para qué tratar de crear confianza y credibilidad con la gente con una persona que no conocemos, cuando lo estoy haciendo a la fuerza, a las malas, tratando de suscribirlo sin su consentimiento? Esto no tiene ningún sentido.

Yo prefiero tener una lista pequeña de mil suscriptores, pero que sean mil suscriptores que voluntariamente han decidido suscribirse a mi publicación. Y me dedico a cultivar las relaciones con mis suscriptores, con esos mil suscriptores, y les aseguro que gano mucho más dinero que una persona que tiene 500.000 suscriptores pero ninguno de ellos voluntario. Eso, garantizado.

Ahora, hay que empezar despacio, no se puede construir una lista de la noche a la mañana. Usted me habrá escuchado decir muchas veces que el dinero está en la lista. ¿En cuál lista? En la lista de suscriptores, en la lista de prospectos, en la lista de clientes, en la lista de sus contactos, de las personas que están realmente interesadas en su empresa, en sus productos o en sus servicios.

Ahora, es una verdad parcial. Es cierto que el dinero está en las listas, pero realmente el dinero está en la relación que usted tenga con esa lista, en lo fidelizada que tenga usted esa lista, en la credibilidad y confianza que haya creado usted en sus suscriptores para que le compren, no solamente una sino varias veces a lo largo de los años.

Alguna vez le escuché a algún consultor, y es algo que siempre he estado enseñando durante los últimos años: solamente existen tres formas de hacer crecer un negocio. Primero, conseguir más clientes o prospectos; es decir, hacer crecer la lista. Hacer que esos clientes compren más; es decir, que paguen más dinero por sus compras, y que compren más seguido.

Si ustedes hacen todos los cálculos matemáticos, si usted incrementa el porcentaje de suscriptores o de clientes en un 10% y logra que compren un 10% más y un 10% más de veces al año, el crecimiento no es del 10%, el crecimiento es geométrico. Hagan los cálculos matemáticos y verán; no me atrevo a decir ahorita la cifra exacta, porque no la tengo en la memoria, pero es algo así como un 125% de aumento neto en sus ingresos.

De esta manera, su misión principal es armar esta lista por suscripción voluntaria, no spam, fidelizar esa lista y nutrir a esa lista. La mejor forma de nutrir una lista es proveyendo a los suscriptores de esa lista de contenidos ricos, de alta calidad, videos, audios, podcasts. Usted ya seguramente ha estado suscripto al Boletín de MercadeoGlobal.com y, si no, lo invito a que se suscriba. Suscríbase gratuitamente desde MercadeoGlobal.com. Desde allí podrá suscribirse a nuestras publicaciones y adicionalmente va a recibir una serie de bonos y libros y reportes gratuitos. Lo invito a que nos visite: MercadeoGlobal.com.

Para los que ya son suscriptores, ustedes ya saben: más de una vez a la semana, en ocasiones una o dos o tres o cuatro o cinco veces, dependiendo de lo que yo tenga para decir esa semana, ustedes están recibiendo artículos, están recibiendo audios, están recibiendo videos, están recibiendo libros digitales, están recibiendo invitaciones a teleseminarios. Todo eso logra nutrir a esa lista y generar una relación más estrecha con los miembros de su lista.

Hoy, después de casi diez años de haber estado en Internet, la mayoría de mis mejores amigos los he conseguido directamente a través de Internet. ¿Por qué? Porque nos conocimos en este medio, porque en algún punto fueron suscriptores míos, yo fui suscriptor de ellos. Nos llegamos a conocer personalmente, hemos hecho alianzas estratégicas, han venido acá a visitarme, he ido allá a visitarlos, de tal manera que las relaciones son lo importante en el momento de establecer estos boletines electrónicos.

Por lo tanto su misión, si decide aceptarla —como diría la película—, no es vender a un visitante de primera vez. Su misión es capturar el nombre y el e-mail de la persona para hacerle seguimiento una y otra vez a lo largo del tiempo.

Lo mismo ocurre para AdWords: cuando usted crea una campaña en Google AdWords, es decir, una campaña de pago por clic con Google, la gente comete un error crucial y es llevarlos directamente a vender el producto. Si bien con eso es posible que se logren unas ventas, le garantizo que, si usted en vez de tratar de vender directamente a través de la publicidad de AdWords, usted lo lleva a una página de aterrizaje donde los está invitando a que se suscriban a su boletín o que les den su nombre y su e-mail, y a cambio usted les va a dar un video, un libro digital, etcétera, y puede tener ese punto inicial para poder seguir contactando a la persona, va a lograr más éxito que si hubiera ido directamente por la venta.

Digamos que usted logre un porcentaje de conversión alto, digamos que diez de cada cien le compren, ¿qué hace con los noventa? Le garantizo que, si usted se concentra en captar suscriptores para luego hacerles el respectivo seguimiento, va a tener un porcentaje de conversión mucho más alto, más del 10%.

Hemos tenido casos en el 80% o casi 90% o 95%, se convierten en suscriptores. Una vez convertidos en suscriptores, la labor es suya de fidelizarlos y crearles la confianza y credibilidad.

Pin It on Pinterest

Share This